Europa a Turquía: si restaura pena capital no entrará en UE

EDITORS NOTE: Graphic content / Turkish President Recep Tayyip Erdogan (C) and former Turkish president Abdullah Gul (C-R) attend the funeral of a victim of the coup attempt in Istanbul on July 17, 2016. Turkish President Recep Tayyip Erdogan vowed on July 17 to purge the "virus" within state bodies, during a speech at the funeral of victims killed during the coup bid he blames on his enemy Fethullah Gulen. / AFP PHOTO / ARIS MESSINIS

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea advirtieron a Turquía de que una deriva autoritaria, con la posibilidad de reintroducir la pena de muerte tras el intento de golpe de Estado evocada por su presidente, Recep Tayyip Erdogan, aleja al país de la senda hacia Europa y del Estado de derecho.

“Quiero dejar claro que aún consideramos Turquía como un socio”, indicó la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, en una rueda de prensa al término del Consejo, que tras debatir la situación en el país aprobó una declaración en la que recuerda a Ankara su compromiso con la pena de muerte.

Los ministros subrayaron a Turquía la necesidad de “respetar la democracia, los derechos humanos y las libertades fundamentales, y el derecho de todo el mundo a un juicio justo”, cuando ascienden ya a más de 7.500 los detenidos tras el fallido golpe del pasado viernes, entre ellos unos 6.000 militares, 100 policías, 755 jueces y fiscales, así como 650 civiles.

Así, recordaron a Turquía sus compromisos contra la pena de muerte adquiridos como miembro del Consejo de Europa, y de que “el rechazo inequívoco de la pena de muerte es un elemento esencial del acervo comunitario”, en tanto que país candidato a entrar en la UE.

El comisario para la Política Europea de Vecindad y Negociaciones para la Ampliación, Johannes Hahn, fue más allá y subrayó, ante la fulminante destitución de cerca de 3.000 jueces, que “las listas, que ya estaban disponibles justo después de este acontecimiento, indican que algo estaba preparado, que en cierto momento tendrían que ser utilizadas”.

Los ministros también abordaron la cuestión turca, entre otras, en un desayuno informal con el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, quien volvió a instar a Turquía a presentar “pruebas y no acusaciones” de que el predicador islamista Fethullah Gülen esté detrás del fallido golpe para pedir su extradición, a la vez que recalcó que, de momento, no ha recibido ninguna solicitud oficial.

Para el ministro español de Exteriores y Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, el restablecimiento de la pena de muerte en Turquía “supondría un cambio sustancial en la relación con la UE”.

Recordó que los Veintiocho tienen “un acuerdo con Turquía para la atención a los refugiados que tiene una contrapartida, que es la liberalización de los visados”, la cual “a su vez está condicionada al respeto a los principios y valores” comunitarios.

El titular francés, Jean-Marc Ayrault, pidió “no esperar a que haya un proyecto de ley” sobre la pena de muerte para actuar: “La reacción debe ser inmediata, y así lo ha sido”, apuntó.

Este Consejo, que estuvo además marcado por un debate sobre la lucha antiterrorista y declaraciones de repulsa al atentado del pasado jueves en la ciudad francesa de Niza que dejó al menos 84 víctimas mortales, supuso también el estreno en Bruselas del nuevo ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, uno de los principales defensores del “brexit”.