España quiere tranquilizar a los mercados con un pacto sobre cajas de ahorro

El Gobierno español y la oposición del PP intentaron tranquilizar los mercados anunciando un acuerdo para reformar la ley que rige las cajas de ahorro regionales y otro para acelerar su reestructuración, cuya lentitud inquieta a los inversores.

Los “dos acuerdos importantes” logrados este miércoles reúnen las “condiciones para transmitir un mensaje de confianza sobre nuestro sistema financiero”, estimó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al cabo de la reunión que mantuvo con el presidente del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy.

“En los próximos tres meses (socialistas y conservadores, ndr) plantearemos una reforma de la legislación de las cajas de ahorro (…) para alcanzar un marco jurídico estable que garantice independencia de sus órganos de Gobierno y la transparencia de su gestión”, dijo Rajoy de su lado en una conferencia de prensa.

Uno de los aspectos que preocupa a los inversores es la reforma del sector bancario español, en particular las numerosas cajas de ahorro regionales parcialmente controladas por Ejecutivos autonómicos.

Actualmente están con dificultades por el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, ante la cual están muy expuestas, contrariamente a los grandes bancos más internacionalizados que resisten bastante bien la crisis financiera internacional.

Su reestructuración es complicada por las reticencias de las regiones a privarse de su brazo financiero.

Los actores del mercado ven en esta situación un cierto inmovilismo que habla mal de la voluntad del Gobierno de dedicarse a la reducción de los déficits públicos, principal problema financiero del país.

Las reestructuraciones en curso se realizan bajo la batuta del Banco de España y con la ayuda de un fondo específico de reestructuración, denominado Frob, financiada por las entidades financieras y dotadas inicialmente con 9.000 millones de euros.

El otro acuerdo concluido este miércoles entre Rajoy y Zapatero apunta a “facilitar el proceso de reestructuración del sector para asegurarse que entidades financieras que deban recurrir al Frob lo hagan antes del 30 de junio”, añadió Rajoy.

Según Zapatero, un tercio de las cajas de ahorro ya iniciaron un proceso de integración o reestructuración, un tercio no tienen necesidad y un último tercio aún debe “ser reestructurado a través de una fusión”.

España se encuentra presionada en los mercados y los déficit públicos estallaron en el 2009 hasta un 11,2% del PIB.