Embajadora de EE.UU. dice que repatriaciones se están haciendo apegadas a la Ley

La embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Mari Carmen Aponte, en conferencia de prensa aclaró algunos aspectos sobre las deportaciones que se están realizando en su país, asimismo advirtió a la población salvadoreña de las “consecuencias claras y graves” de migrar de forma irregular a EE.UU.

“Es importante enfatizar en que hay consecuencias claras para las familias y los individuos que no cumplen con la ley de migración, la Ley de no ha cambiado y quienes no tienen ninguna base legal, para permanecer en Estados Unidos y no tienen documentos van a ser repatriados”, enfatizó la embajadora Aponte.

Estas declaraciones se dan luego de que el gobierno de Estados Unidos desde el pasado 2 de enero, decidiera deportar a los inmigrantes centroamericanos, entre ellos salvadoreños, que ingresaron a territorio norteamericano después del 1 de enero de 2014 de forma irregular.

Por lo que la embajadora manifestó que entrar a los Estados Unidos sin documentos no concede el derecho de quedarse en dicho país.

Asimismo aclaró que las familias e individuos que han sido repatriados, son porque a través de las cortes de migración ya ha habido un fallo donde se ha decidido que no califican para ninguno de los beneficios migratorios disponibles.

También hizo un llamado a los salvadoreños de no creer en los traficantes de personas, ya que estos mienten al decir que el viaje al referido país tiene pocos riesgos y en lo que sucederá cuando entran a Estados Unidos.

“Aunque las situaciones que motivan a personas a viajar sin documentos son difíciles y las entendemos. Estados Unidos está comprometido, ha estado comprometido y sigue comprometido, en ayudar a remediar esas razones por las cuales la gente siente que tiene que abandonar sus países de orígenes”, puntualizó Aponte.

La diplomática aseguró que las capturas y deportaciones que se han hecho desde el pasado 2 de enero están siendo efectuadas sin violar los derechos Humanos de las personas y en concordancia con las leyes de los Estados Unidos.