El terrorismo golpea a justicia egipcia con el asesinato del fiscal general

crisis-en-egiptoEl fiscal general de Egipto, Hisham Barakat, azote de los islamistas, murió en un atentado en El Cairo, el más grave perpetrado contra la judicatura egipcia, que se ha convertido en el nuevo blanco de los terroristas.

Una potente bomba, colocada en un vehículo, fue detonada por control remoto al paso del convoy de Barakat en el barrio acomodado de Masr al Gedida, en el noreste de la capital.

El fiscal fue ingresado en estado grave en el Hospital Internacional Al Nozha, donde falleció tras una intervención quirúrgica a causa de una hemorragia interna en los pulmones, informaron a Efe fuentes médicas.

Otras ocho personas, entre ellas dos escoltas de Barakat, resultaron heridas en la explosión, según el Ministerio de Sanidad, que en un principio restó gravedad a lo sucedido indicando que el fiscal solo tenía un hombro dislocado y cortes en el rostro.

Barakat, de 65 años, fue nombrado en julio de 2013, después del golpe militar que derrocó al entonces presidente Mohamed Mursi, y presentó ante la justicia a miles de islamistas.

Su asesinato es el primero de un alto responsable del Estado egipcio en estos dos años de inestabilidad, aunque en septiembre de 2013 otro coche bomba tuvo como blanco el convoy del entonces ministro del Interior, Mohamed Ibrahim, que salió ileso.

El atentado se produce la víspera del segundo aniversario de las protestas que desembocaron en el derrocamiento militar de Mursi y en la posterior persecución policial y judicial contra su grupo, los Hermanos Musulmanes.

El Servicio de Información del Estado (SIS, por sus siglas en inglés) acusó a la cofradía de estar detrás del ataque.

Sin embargo, el portavoz de la organización, Mohamed Montaser, tildó en un comunicado el asesinato de Barakat de “inaceptable” y afirmó que “no hay forma de detener el derramamiento de sangre si no es acabando con el golpe militar y volviendo a darle poder a la revolución”.

Otro portavoz de la cofradía, Mustafa al Jatib, en declaraciones a Efe a título personal, negó la responsabilidad de la Hermandad y culpó a los servicios de inteligencia egipcios de haber “orquestado” todo para “distorsionar la imagen de los islamistas”.

El ataque fue reivindicado por el grupo autodenominado como Movimiento de Resistencia Popular en un comunicado publicado en Facebook, que fue retirado.

La autenticidad de esta nota no se pudo verificar y la envergadura del atentado hace dudar de que este movimiento, que hasta ahora solo había perpetrado ataques menores, se encuentre detrás del mismo.

La explosión causó importantes destrozos materiales en una treintena de vehículos, mientras que del coche en el que estaba colocada la bomba solo quedó el motor.