El temporal deja cuatro heridos, cortes de luz y el descarrilamiento de un tren en el norte de España

El temporal de viento y lluvia que azota Galicia y ha provocado balsas de agua en las carreteras, caída de árboles, cortes de luz e inundaciones en locales hosteleros de las cuatro provincias comienza a remitir. La situación ha empezado a normalizarse a mediodía, al mismo tiempo que el viento ha remitido y la lluvia ha pasado de persistente a intermitente.

No obstante, casi 20.000 gallegos siguen afectados por cortes de luz, aunque ya se ha restablecido el servicio para unos 68.000 hogares a lo largo de la mañana de este martes, informa Europa Press.

Durante la noche ha dejado registros históricos de viento, con rachas que alcanzaron los 185 kilómetros por hora en Carballeda de Valdeorras (Ourense) y 162, 7 en Cuntis (Pontevedra), y olas en el mar de entre seis y ocho metros en las zonas de Ártabro y Bares.

Horas antes, a última hora del lunes, la caída de un árbol provocó el descarrilamiento de un tren Feve a la altura de Covas (Lugo), sin daños para los diez pasajeros, que fueron trasladados en taxi, y tampoco para la tripulación. Fuentes de Renfe han señalado ésta como la causa por la que se salió de la vía el ferrocarril de vía estrecha.

El 112 registró hasta mediodía casi 1.000 incidencias en toda Galicia. Desde media mañana de este martes se prevé que empiece a remitir la fuerza del viento y la intensidad de las lluvias, que en algunas estaciones como Cuntis (Pontevedra) ya han acumulado 139 litros por metro cuadrado.

El suministro eléctrico está siendo otra constante, con momentos puntuales en los que ha llegado a haber 88.201 hogares sin luz, en especial en las provincias de A Coruña y Pontevedra. A los apagones en As Galanas-Teo (A Coruña) se suman otros, de carácter temporal aunque por prolongados espacios de tiempo, en Costa da Morte y en diferentes municipios de la provincia de Pontevedra, como Cambados, Poio y Pontevedra.