El té lucha por conseguir a Lady Gaga

Aunque ella aún no lo sepa, Lady Gaga está en plena guerra del té. Varias marcas que producen esta infusión están dispuestas a hacer lo que haga falta para conseguir que Lady Gaga sea la imagen de su producto, aunque de momento, la que va en cabeza es la británica ‘Twinnings’.

En Lady Gaga todo son extravagancias y una de sus peculiaridades es que adora el té. Ahora, su manager está recibiendo múltiples ofertas para que la cantante se convierta en la embajadora de una de las marcas que venden esta infusión.

No se trata de la imagen de un coche, un perfume o un objeto de lujo, sino de un té, por el que ‘Twinnings’ ha hecho una oferta multimillonaria para conseguir fichar a Gaga. Además, por si no le gusta lo que ya existe, los expertos en la fabricación de esta bebida están intentando inventar una nueva infusión oriental especialmente para la cantante con las esperanzas de que les promocione.

Según contaban al diario The Sun, “sus representantes han recibido gran cantidad de ofertas de importantes compañías de té, aunque Twinnings es la que va en cabeza”. Pero no todas están dispuestas a hacer lo que la marca inglesa: “Quieren lanzar un nuevo té con su cara en él. Nombres como ‘El Sabor de Gaga’ se están barajando. La idea es de hacer pruebas de sabores en las que ella participe”.

El nuevo producto de esta compañía sería un té “con gusto oriental” que esté dirigido a una “generación joven, especialmente en América”. La razón de que haya tanto revuelo respecto a esta bebida es que “Gaga está haciendo que beber té sea cool otra vez”.

Razones para pensar en ello no faltan. La cantante de 24 años, cuyo nombre real es Stefani Germanotta, suele aparecer en vídeos tomando té de su taza y plato favoritos y rara vez viaja sin ellos. Es tanta su obsesión, que se enfadó bastante cuando el año pasado perdió su taza de té.

Al parecer, la cantante de ‘Alejandro’ dejó sin querer su taza azul de flores en el restaurante del London’s Metropolitan Hotel, y no dudó en pedir un taxi para recuperarla. “Armó un buen alboroto y ordenó a alguien que fuese a recuperar su taza”, decía una fuente.

Tras esto, la misma persona continuaba explicando que la cantante “no bebería sobre ninguna otra cosa. Simplemente parecía como cualquier otra taza y llevaba escrito ‘Made in China’ en la parte trasera. Parecía que era demasiado alboroto para tan poca cosa”. Que tiemble el mundo el día que se le rompa.