El superviviente de la matanza de inmigrantes ya está en Ecuador

Freddy se quería ir de México, volver a casa tras enfrentarse al horror, y lo ha conseguido. Aún con la herida de bala en el cuello y la mandíbula destrozada, anoche embarcó en un vuelo con destino a su país de origen, Ecuador.

Las Secretarías de Gobernación (SEGOB) y de Relaciones Exteriores (SRE) han confirmado la repatriación del único superviviente de la matanza de los 72 indocumentados en un rancho de Tamaulipas. Él mismo había rechazado el viernes pasado la oferta de un visado humanitario que le hubiera permitido residir y trabajar en México durante un año.

Antes de subirse al avión entre estrictas medidas de seguridad, el inmigrante ecuatoriano que logró escapar de la masacre haciéndose pasar por muerto y alertar al Ejército, recibió el alta médica del hospital del Ejército de México DF, donde fue trasladado desde Tamaulipas también por motivos de seguridad.

Los médicos han dictaminado que se encuentra fuera de peligro, aunque tras aterrizar en Ecuador necesitará seguir con su recuperación con un tratamiento ambulatorio para curar sus heridas y someterse a la reconstrucción de su mandíbula.

Una vez recuperado, tendrá que regresar previsiblemente a México para declarar como testigo protegido de la masacre de los 72 inmigrantes.