El senador republicano Mel Martínez presenta su dimisión

El senador republicano Mel Martínez presenta su dimisión
El senador republicano Mel Martínez presenta su dimisión

El senador republicano por Florida Mel Martínez, una de las voces prominentes contra el régimen cubano en el Congreso estadounidense, anunció su dimisión para volver al sector privado.

“Durante 12 años he servido al pueblo de Florida, como alcalde y senador. Ha sido un gran honor y llegó el momento de retirarme y regresar a mi vida privada”, dijo Martínez en rueda de prensa transmitida desde Orlando (Florida).

Martínez -de origen cubano- ya había anunciado que no se presentaría a la reelección en 2010, pero esta dimisión adelantada obliga al gobernador de Florida, Charlie Crist, a buscar un sustituto.

Senador desde 2005, Martínez no quiso confirmar ninguna estrategia política de su partido ni personal detrás de esta inesperada dimisión.

Crist, también republicano, ha afirmado en el pasado que él mismo piensa presentarse al cargo de Martínez, aunque según medios de comunicación y observadores en el Congreso es improbable que vaya ahora a dimitir para sustituirlo.

La dimisión lo obligará presumiblemente a buscar otro sustituto provisional.

Los demócratas gozan de una mayoría de 60 escaños frente a 40 de los republicanos en el Senado.

“Como senador tuve una plataforma para hablar contra la opresión del régimen cubano. Continuaré con esa pasión en la próxima fase de mi vida”, explicó Martínez.

La última actividad legislativa de Martínez fue la de votar a favor de la primera jueza hispana de la Corte Suprema, Sonia Sotomayor.

El senador de 62 años también presentó una iniciativa de ayuda económica para América Latina de 2.000 millones de dólares, junto al otro único hispano de la Cámara, el demócrata Bob Menéndez (Nueva Jersey).

Martínez, que nació en Cuba y llegó a Estados Unidos a la edad de 15 años, fue secretario de Vivienda durante el gobierno del presidente George W. Bush.

Abogado de profesión, Martínez llegó a Estados Unidos dentro de la denominada ‘Operación Peter Pan’, por la cual miles de niños cubanos salieron de la isla entre 1960 y 1962, organizada por el Gobierno estadounidense y el exilio en Florida, que contó con la colaboración de la Iglesia Católica.