El reordenamiento de San Salvador, quien dice la verdad?

En un país con un alto índice de pobreza y de analfabetismo, las acciones a tomar ya sea para combatir o contrarrestar estas áreas y otras deben ser estratégicas llenas de consenso , concertación y un mutuo acuerdo entre las partes involucradas y que al final los favorecidos sean los y las salvadoreñas de las clases mas desprotegidas y el que de verdad lo necesite

Condenamos desde todo punto el vandalismo común y las mafias que supuestamente existen y rodean a los vendedores ambulantes en el centro de San Salvador y quienes según el alcalde capitalino no están permitiendo el reordenamiento en la ciudad

Pero es mas condenable la acción que ha tomado el alcalde de San Salvador Norman Quijano, porque sus acciones y las de su grupo de seguridad denominado CAM (Cuerpo de Agentes Metropolitanos), al usar la fuerza bruta desmedida sin agotar las instancias de dialogo y las que dejan al descubierto que no son capaces de concertar , entablar mesas de dialogo o un sincero deseo de realizar esta acción sin intereses particulares

Al ver tanta violencia y tantos actores es confuso todo el panorama , es aquí donde Norman Quijano debe aclarar si es una jugada político estratégica o esta defendiendo los intereses de un grupo de poder económico lo cual es visible a todas luces

Pero, también los vendedores y sus lideres deben demostrar que no están jugando a tender una cortina de humo y desviar la atención de la población de los verdaderos problemas que enfrenta el país, como también aclarar que desean un reordenamiento donde ellos están con una buena intención y cediendo para un fin común en beneficio de todos y todas los salvadoreños.