El Real Madrid pierde en Valladolid

El Real Madrid sumó ante el Blancos de Rueda Valladolid (74-65) su segunda derrota liguera consecutiva, que le deja ya a dos triunfos del líder Regal FC Barcelona, y que confirma la solidez del equipo pucelano en su feudo donde sólo han logrado vencer los azulgrana en lo que va de temporada.

El fortín de Pisuerga acogía un duelo de altura, en el que el Real Madrid comenzó bien (2-9), pero encajó a continuación un parcial de 19-0, que hizo crecerse a los locales ya desde el primer cuarto (21-9).

La ventaja para los de Porfi Fisac se amplió incluso en el segundo tiempo, con el Blancos de Rueda muy sólido y el Real Madrid acusando la tardanza anotadora de Llull, Tucker y Suárez. El Madrid intentó acercarse, pero los pucelanos mantenían el colchón a base de triples y hasta algún mate, aunque al descanso se fueron con sólo siete por encima (34-27).

Más igualado se presentó el tercer cuarto, en el que los madrileños se repusieron en parte y consiguieron un parcial favorable de 19-21 que, sin embargo, les mantenía por detrás (53-48) para los minutos finales.

Aún así el Real Madrid no consiguió remontar y perdió a Sergio Llull por un problema en la rodilla. Los pucelanos mantuvieron la misma línea y demostraron su buen momento esta temporada, consiguiendo una nueva victoria en su cancha y derrotando al Real Madrid por primera vez después de cuatro años.

De esta forma, se mantienen en el grupo perseguidor con ocho derrotas, las mismas que acumula el Power Electronics Valencia, que este domingo superó a CAI Zaragoza (72-76) con un gran partido de Javtokas (18 puntos, 5 rebotes, 19 de valoración).

El equipo valenciano, que ha crecido desde la Copa del Rey y venía de superar al Real Madrid en la jornada precedente, logró un triunfo que refuerza sus aspiraciones de cara a los ‘play-off’, aunque la segunda plaza esté todavía algo lejana.

Por el lado zaragozano, destacada fue también la actuación de Adam Chubb, que firmó 19 puntos, 6 rebotes y 18 de valoración, pero que no sirvió sin embargo para evitar el triunfo de los valencianos, que sufrieron para conservar la ventaja al final.