El Real Madrid gana al Villarreal con otra exhibición de Cristiano Ronaldo

El Real Madrid se ha impuesto a un gran Villarreal en la Jornada 18 de la Liga BBVA por 4-2. Cristiano Ronaldo volvió a ser determinante. El portugués marcó otro hattrick que sirvió para remontar un partido que estaba cuesta arriba. Kaká también se estrenó.

Era el partido más destacado de esta penúltima jornada de la primera vuelta. Segundo contra tercero, y al Madrid sólo le valía el triunfo para intentar no perder de vista al F.C. Barcelona. El encuentro se antojaba apasionante, y no defraudó. El Villarreal comenzó con mucha fuerza de manera que al poco de comenzar, se adelantó en el marcador por mediación de Cani. Apenas habían pasado siete minutos, y el conjunto castellonense ya demostraba que se presentaba en el Santiago Bernabéu con la intención de quedarse con los tres puntos.

Pero el Real Madrid no tardó en reaccionar, y Cristiano Ronaldo empató apenas dos minutos después. Vuelta a empezar. El equipo de Mourinho estaba mostrándose más flojo que de costumbre en el centro del campo, y el “submarino amarillo” lo intentó aprovechar. Las llegadas sobre la portería de Casillas eran constantes. Se cumplió el primer cuarto de hora, y el Villarreal se volvía adelantar, esta vez con un golazo de Marco Rubén. Un tanto que hacía justicia a lo visto hasta el momento.

El Real Madrid comenzó a circular mejor y al filo del descanso, Cristiano Ronaldo conseguía igualar de nuevo la contienda tras un lanzamiento de falta de Xabi Alonso. Ya en el segundo tiempo, los blancos mejoraron de forma ostensible, y Mourinho decidió sacar la poca artillería que tenía en el banquillo, es decir, Kaká…

A falta de diez minutos, llegó la jugada que desequilibró el partido. El tercer gol de Cristiano Ronaldo, que servía para dar la vuelta al marcador, llegó tras dos fueras de juego que no señaló Fernández Borbalán… Un gol polémico pero que terminó subiendo al marcador. Con el Villarreal protestando, de nuevo CR7 se sacó otro jugadón de la chistera y cedió a Kaká para marcar el cuarto y definitivo.

Tres puntos de oro para el Real Madrid que, a pesar de lo complicado del encuentro, sigue la estela del Barça.