El presidente kurdo logra su reelección y anuncia negociaciones con Bagdad

El presidente de la región autónoma iraquí de Kurdistán, Masud Barzani, ha logrado la reelección y anunció inmediatamente negociaciones con Bagdad para resolver las disputas entre árabes y kurdos, como lo pidió el secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates.

Horas antes de la confirmación de la reelección de Barzani por las autoridades electorales, Gates había instado a los dirigentes kurdos a poner fin a sus disputas con los árabes, dejando entrever que si ello se logra se podrá acelerar la retirada de las tropas estadounidenses de Irak.

Gates se expresó así tras su reunión con Masud Barzani.

El presidente kurdo declaró que el primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, “vendrá dentro de poco a Kurdistán para discutir y solucionar todos los problemas entre nosotros y Bagdad”.

“Les dijimos a los estadounidenses que era necesario solucionar los problemas pendientes con Bagdad, basándonos en la constitución” iraquí, insistió Barzani, en referencia a la reivindicación kurda sobre la realización de un referéndum en la provincia petrolera de Kirkuk.

Barzani, del Partido Democrático del Kurdistán (PDK), elegido por primera vez mediante sufragio universal, obtuvo 69,57% de los votos en las legislativas, según resultados oficiales anunciados este miércoles.

Los litigios que enturbian las relaciones entre Kurdistán y el poder central en Bagdad, citados por Barzani, son: los “territorios disputados” que Kurdistán reivindica, como Kirkuk; la ley sobre la repartición de los ingresos petroleros, el ejercicio del poder por Maliki, considerado demasiado personal, así como una mejor repartición de las etnias en el seno de las fuerzas armadas.

Estados Unidos teme que esos conflictos étnicos o territoriales degeneren en una nueva guerra civil más sangrienta, cuando ahora hace cerca de dos años que la insurrección ha disminuido netamente en Irak.

Durante su visita a Irak, Gates exhortó a los dirigentes árabes y kurdos a encontrar una salida pacífica a su conflicto.

“Les recordó que todos hemos sacrificado demasiada sangre y dinero como para permitir que los avances logrados en los dos últimos años se esfumen”, declaró su portavoz Geoff Morrell.

El general estadounidense Ray Odierno, comandante de las tropas en Irak, indicó, por su parte, que las tensiones entre el gobierno de Kurdistán y el de Bagdad eran “la primera fuente de inestabilidad” en Irak.

Gates dijo a los periodistas que viajaban con él a bordo de un avión militar entre Irak y Turquía, la aceleración de la retirada de las tropas estadounidenses se puede considerar en función de la manera como el general Ray Odierno, comandante supremo en Irak, “vea las cosas evolucionar”.

“Todo depende verdaderamente de las circunstancias”, recalcó.

El secretario de Defensa hizo igualmente un llamamiento a los dirigentes kurdos “a aprovechar el tiempo que aún nos queda en Irak para solucionar algunos de los problemas que tienen con el gobierno central de Bagdad”, añadió el portavoz Morrell.