El PP propone suprimir las precampañas para ahorrar gastos electorales

El PP registrará esta semana en el Congreso de los Diputados una iniciativa para lograr la prohibición “por ley” de las precampañas electorales, de modo que los partidos gasten en publicidad sólo durante los quince días que dura la campaña, nunca antes.
Así lo ha anunciado el vicesecretario de Comunicación de los populares, Esteban González Pons, tras explicar que su partido quiere llevar a cabo “una reducción drástica” de los gastos de las formaciones políticas, especialmente en campaña.
En la conferencia de prensa posterior a la reunión del Comité de Dirección de los populares, el dirigente valenciano ha indicado que en la iniciativa de su partido, una proposición no de ley que a lo largo de la semana el grupo del PP presentará en el Congreso, se plantea “la prohibición por ley de la precampaña electoral”, “una campaña real, no legal, que dura tres meses”.
González Pons ha señalado que el Partido Popular hablará con las demás fuerzas políticas cuando se haga efectivo el registro de la iniciativa y todo con el fin de conseguir el máximo consenso posible.
“Queremos el consenso político, que no sea una propuesta sólo del PP, sino de aquellas fuerzas políticas que sean conscientes de que si los ciudadanos pasan por necesidades, los partidos no pueden derrochar en campaña; puede ser una ofensa”, ha añadido antes de sentenciar: “Si nos tomamos en serio que el sacrificio es de todos, no hay que gastar en propaganda, publicidad y autobombo”.
El PP propone que los partidos gasten en publicidad electoral sólo los quince días que dura la campaña legal, y no antes, durante la precampaña, y sin que ello signifique la eliminación de ciertos actos, sino simplemente evitar los costes.
Se trata, en palabras del responsable de Comunicación, de que al menos haya “un compromiso político”, de forma que si no hay una ley que restrinja esos gastos exista una clara voluntad de los partidos para proceder a ese ahorro.
La petición de los populares, según ha declarado Pons, obedece al “clamor social”, pues en estos tiempos de crisis “los políticos gastan demasiado”.
“Si los partidos gastamos la mitad, los ciudadanos tendrán más dinero”, ha resumido el dirigente del PP.