El Papa y Zapatero se reúnen durante media hora en el Vaticano

El Papa Benedicto XVI ha recibido en audiencia privada, en su Biblioteca y durante media hora, al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en un encuentro que fue calificado como “cordial” por el Vaticano y como “correcto” por el propio jefe del Ejecutivo español en rueda de prensa.

Los temas que se trataron en la reunión, según fuentes de ambas partes fueron: Europa, Centroamérica, el Caribe y Oriente Medio, las medidas impulsadas en la Unión Europea para hacer frente a la crisis económica, otras decisiones adoptadas durante la presidencia española de la UE, el papel de la ética, los preparativos de los viajes del Papa a España y la Iglesia en España, concretamente sobre la futura ley de libertad religiosa, el aborto y la educación.

La visita oficial de Zapatero a la Santa Sede se enmarca “en la práctica de las presidencias rotatorias de la Unión Europea”, constató La Moncloa. El Pontífice y Zapatero hablaron a solas, con la ayuda de un intérprete. Según fuentes vaticanas, ambos mantuvieron una conversación “en voz baja”, que casi no se escuchaba.

“SU PRONUNCIACIÓN ES MUY BUENA”

El Papa comentó a Zapatero algo en castellano y éste le respondió que “su pronunciación es muy buena”. Benedicto XVI estaba “bien y sonreía”, añadieron las fuentes de la Santa Sede, que incidieron en el buen estado del Santo Padre tras el viaje a Chipre.

La Moncloa destacó que Zapatero explicó al Papa las medidas impulsadas en la Unión Europea para hacer frente a la crisis económica y otras decisiones adoptadas durante la presidencia española de la UE. Asimismo, ambos abordaron los preparativos de los viajes del Papa a España.

El Sumo Pontífice visitará España en noviembre de 2010, a Santiago de Compostela y Barcelona y, en el verano de 2011, a Madrid para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). En este sentido, Rodríguez Zapatero ha transmitido a Benedicto XVI que “el Vaticano puede contar con la plena colaboración de las instituciones españolas para el éxito de estas convocatorias”.

Por su parte, El Vaticano destacó que ambos intercambiaron sus puntos de vista sobre Europa, la actual crisis económico-financiera y el papel de la ética, además de los países de Centroamérica y del Caribe y otras situaciones, en particular, Oriente Medio.

A continuación, hablaron de las relaciones bilaterales y de temas de “actualidad e interés” para la Iglesia en España, como la “presentación eventual de una nueva ley sobre la libertad religiosa, la sacralidad de la vida desde su concepción (aborto) y la importancia de la educación”.

La Santa Sede, al igual que el Ejecutivo español, también resaltó la “más amplia disponibilidad del Gobierno español para colaborar” en la preparación y desarrollo de las visitas del Santo Padre a España.