El opositor cubano Fariñas, aún sin permiso para viajar a recibir el Sajarov

El opositor cubano Guillermo Fariñas informó este lunes de que aún no ha recibido el permiso del Gobierno para viajar a Estrasburgo, Francia, a recibir el miércoles el Premio Sajarov del Parlamento Europeo, cuyo presidente deploró la falta de autorización.

“Fue la misma respuesta. No ha llegado nada que implique el permiso de salida hoy, y mañana, martes, será el último día. Desde el punto de vista matemático, hay aún posibilidad, pero pienso que no va a haber ninguna”, dijo a la AFP Fariñas, por teléfono desde su casa en Santa Clara, 280 kilómetros al este de La Habana.

Fariñas explicó que su madre, Alicia Hernández, acudió este lunes a la Consultoría Jurídica donde debe llegar la “carta de invitación” -requisito para solicitar en Migración el permiso-, pero le dijeron que el documento no está aún, lo que él atribuye a un demora deliberada por parte de las autoridades cubanas.

“Es una cuestión que está al máximo nivel. Simple y llanamente, no saldré por el capricho” del ex presidente Fidel Castro, dijo Fariñas, tercer Sajarov que otorga el Europarlamento a la oposición cubana, tras los de Oswaldo Payá, en 2002, y las Damas de Blanco -esposas de presos políticos-, en 2005.

El opositor, un psicólogo y ciberperiodista de 48 años que ha protagonizado 23 huelgas de hambre, fue galardonado en octubre con el Premio Sajarov 2010, tras realizar un ayuno de 135 días entre febrero y julio para reclamar la liberación de presos políticos.

Fariñas levantó su ayuno el 8 de julio, un día después de que el presidente Raúl Castro autorizase, fruto de un diálogo con la Iglesia, la liberación de 52 opositores que quedaban en prisión de 75 condenados en 2003, 41 de los cuales ya han sido excarcelados -40 emigrados a España-.

Aunque estimó que si recibe el permiso en las próximas horas “todavía puede llegar a tiempo”, el presidente de la Eurocámara, Jerzy Buzek, dijo esperar que de no viajar Fariñas, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, lo tenga “en cuenta en las relaciones con Cuba”. Buzek envió la semana pasada una carta al presidente de Cuba, Raúl Castro, en el que le señaló que el permiso a Fariñas sería un gesto que mejoraría la relación entre la Unión Europea (UE) y Cuba, regidas por la Posición Común, política europea que sujeta la cooperación a avances en derechos humanos en la isla.

De no viajar, Fariñas, un ex militante de la revolución a quien el Gobierno acusa de “antisocial violento”, explicó que una representante de la anticastrista Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA, con sede en Miami), leerá un mensaje de su parte en la ceremonia.

“Todo parece indicar que Raúl Castro quiere mejorar las relaciones con la UE sin dar nada a cambio, sin ser recíproco”, comentó Fariñas, quien viajaría con su madre y las líderes de las Damas de Blanco, Laura Pollán y Bertha Soler, que no obtuvieron permiso de salida en 2005 para viajar a Estrasburgo, como sí lo tuvo Payá.

El arresto de los 75 opositores provocó sanciones de la UE en 2003, que en 2008 fueron levantadas por iniciativa de España, pero Cuba reclama para normalizar las relaciones la derogación de la Posición Común.

La UE decidió en diciembre mantenerla, pese a la gestión de España que pedía la derogación como reconocimiento al proceso de liberación de presos. La ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad Jiménez, dijo este lunes que permitir viajar a Fariñas “hubiera sido una buena decisión”.