El número de indocumentados en EEUU deja de caer y se estanca en 11 millones

El número de indocumentados residentes en EEUU, en descenso desde 2007, se estancó en 11,2 millones en 2010, una cifra casi idéntica a la de 2009, cuando 11,1 millones de inmigrantes irregulares vivían en el país.

Según el informe que el Pew Hispanic Center difundió en una conferencia telefónica, basado en datos del censo oficial, un total de 11,2 millones de indocumentados vivían en EEUU en marzo de 2010, un dato que rompe con dos años consecutivos de tendencia a la baja, al pasar de 12 millones en 2007 a 11,1 en 2009.

Los responsables del estudio esgrimieron que, aunque la investigación está consagrada a mostrar las cifras y no a valorarlas, uno de los factores plausibles del estancamiento del número de indocumentados puede ser la coyuntura económica.

Así, aunque la “profunda recesión concluyó oficialmente en 2009”, la cifra de indocumentados se mantiene y no vuelve a crecer todavía puesto que la recuperación económica “es lenta” y la tasa de paro de EEUU continua siendo elevada.

Unos ocho millones de indocumentados tenían empleo en 2010, la misma cifra que el año anterior, de manera que el porcentaje de inmigrantes irregulares es mayor entre la población trabajadora (un 5,2%) que entre la población total (un 3,7%).

Los expertos atribuyen estos datos al hecho de que los ciudadanos indocumentados son un colectivo “fundamentalmente muy joven y que viene a EEUU a encontrar un trabajo que no puede obtener en su país de origen”.

La disminución del número de indocumentados que se produjo entre 2007 y 2009 radica, según el estudio, en el descenso que sufrió el grupo de inmigrantes irregulares más importante, el procedente de México, que disminuyó en medio millón.

No obstante, México continúa siendo el país de origen de la mayoría de los indocumentados que residen en EEUU, con un 58% del total.

Otro de los factores que apunta el Pew Hispanic Center en su informe para explicar el descenso y posterior estancamiento de la población en situación irregular es el endurecimiento de la legislación en materia migratoria.

En concreto, se hace referencia a “las medidas emprendidas no sólo por el Gobierno federal sino por los distintos estados y administraciones locales” en los últimos años.

En la misma línea de estancamiento se mantiene el número de niños nacidos en EEUU con al menos uno de los padres en situación irregular, de manera que, al igual que en 2009, se alcanzó los 350.000, un 8% del total de nacimientos en EEUU.

La investigación muestra que la mayoría de los indocumentados (el 61%) espera al menos cinco años para tener su primer hijo en el país, mientras que el 30% lo tiene a los tres años de su llegada, y tan sólo el 9% en los dos primeros.

Los estados en los que sí creció el número de indocumentados entre 2007 y 2010 son Luisiana, Oklahoma, y Texas, que son contiguos.

Sin embargo, los inmigrantes irregulares decrecieron en Colorado, Florida, Nueva York, Virginia, Arizona, y Utah en los últimos tres años.

Varios periodistas preguntaron a los responsables del estudio sobre las posibles causas de este crecimiento y decrecimiento en función de cada estado, pero los investigadores alegaron que el informe se limita a mostrar los hechos y no es su objetivo pormenorizar las explicaciones a los mismos.

A pesar de que el número de indocumentados decreció entre 2007 y 2009 y se estabilizó en 2010, la cifra de inmigrantes en situación irregular era tres veces mayor hace tres años que en 1990.

El número de indocumentados sufrió el último importante aumento en la década de los noventa, cuando creció en cinco millones.