El Gobierno argentino denuncia a varios marinos y a empresarios en el caso de Ferrostaal

El Ministerio de Defensa de Argentina dijo que denunció penalmente a miembros de la Armada, empresarios y abogados por un presunto caso de sobornos en la celebración de contratos con el astillero alemán Ferrostaal.

La cartera señaló en un comunicado que la denuncia por la presunta comisión de los delitos de cohecho, tráfico de influencias y soborno trasnacional alcanza al vicealmirante retirado Gustavo Efrain Lepron, al contraalmirante retirado Alejandro Uberti, al contraalmirante Juan Carlos Palma y al abogado de la Armada Osvaldo Parrinella.

La denuncia, que fue radicada ante el juez Ariel Lijo, también alcanza a los empresarios alemanes Matthias Mitscherlich, presidente de Ferrostaal hasta el 1 de junio pasado, y Peter Fischer-Hollweg, y al abogado Helmut Cristian Graf.

Según el comunicado, todos los denunciados “habrían tenido participación” en el presunto pago de sobornos a miembros de la Armada argentina para la adjudicación de una contratación de patrullas guardacostas.

La cartera indicó que la denuncia se radicó tras una “breve investigación interna” abierta a partir de la publicación de una nota sobre el caso en el diario La Capital, de la ciudad argentina de Rosario, el pasado día 10.

El artículo recoge el testimonio de un testigo de identidad reservada, ex empleado de Ferrostaal, que declaró ante la Fiscalía de Múnich (Alemania) cómo fue la trama de los sobornos.

Según este testimonio, el plan original involucraba un contrato por entre 230 y 250 millones de euros, pero finalmente Argentina sólo compró un diseño de buques por 3,5 millones de euros.

Por ese trabajo, de acuerdo con el testigo, se pagó entre el 6 al 6,5 por ciento de sobornos, es decir unos 218.750 euros, y Graf actuó como intermediario entre Ferrostaal y miembros de la Armada argentina para negociar los contratos y los sobornos.

La Justicia alemana investiga a Ferrostaal y otras firmas por el presunto pago de sobornos en contratos con funcionarios de varios países, entre ellos Colombia, Portugal y Argentina, donde, según el semanario Der Spiegel, se pagó en 2006 una suma millonaria en un caso en el que aparece también involucrado el astillero alemán Fassmer.

La denuncia radicada por el Ministerio de Defensa antecede a otra hecha este lunes por la Oficina Anticorrupción de Argentina, que pidió al juez Daniel Rafecas que investigue si funcionarios del Ministerio de Defensa y de la Armada cobraron sobornos en contratos con Ferrostaal.

Además de la investigación interna por el caso de las patrullas, el Ministerio de Defensa dijo hoy que su Dirección de Transparencia Institucional estudió una contratación del año 2004 entre la Armada argentina y Ferrostaal para la adquisición de una planta propulsora para la Fragata “Libertad” de la Marina argentina.

En este caso, se detectaron irregularidades en la tramitación del contrato por lo que la cartera denunció penalmente el pasado día 7 ante el juez Norberto Oyarbide al vicealmirante retirado Gustavo Lepron, a los capitanes Alberto Pérez, Eduardo Harris, Gerardo Bellino y Mario Pontello, entre otros funcionarios de la Armada.

El Ministerio de Defensa también indicó que ha abierto una auditoría por un contrato entre la Armada y la empresa estadounidense Hawker para el renovación de baterías de un submarino.