El Consejo de Seguridad se reúne para discutir condena a las colonias judías

El Consejo de Seguridad de la ONU celebrará una reunión en la que se espera que se someta a votación un proyecto de resolución palestino de condena a los asentamientos judíos, pese a la posibilidad de que EE.UU. vete su adopción.

La presidencia brasileña del máximo órgano de seguridad programó la reunión para las 20.00 GMT, aunque fuentes de la delegación suramericana han indicado que por el momento es para discutir la propuesta palestina, que cuenta con el respaldo de cerca de 130 países.

De todos modos, la Misión de Observación palestina ante la ONU y Líbano, el representante árabe en el máximo órgano de seguridad que solicitó oficialmente la votación, confían en que esta se lleve a cabo hoy como tiene previsto.

Los representantes de los países árabes hasta ahora han rechazado una propuesta alternativa a la resolución ofrecida por EE.UU., que no quiere verse en el dilema de tener que ejercer el derecho de veto para defender a Israel en un asunto como los asentamientos, a los que se opone en sintonía con el resto de la comunidad internacional.

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, reiteró el jueves en Washington que una resolución del Consejo de Seguridad “no sería el instrumento adecuado” para avanzar en una solución de dos Estados en el conflicto palestino-israelí.

Además, el presidente estadounidense, Barack Obama, también conversó el jueves telefónicamente con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, sobre su oposición a una votación del Consejo de Seguridad.

El proyecto de resolución condena la continuación de las actividades en las colonias judías establecidas en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén este desde 1967, a las que califica de “gran obstáculo” para alcanzar la solución de los dos Estados que impulsa la comunidad internacional.

Para la ANP, su adopción evidenciaría el aislamiento de Israel en la comunidad internacional después de que el primer ministro Benjamín Netanyahu rechazara el pasado septiembre renovar una moratoria a la ampliación de los asentamientos.

La negativa israelí provocó la salida de los palestinos de las negociaciones de paz que semanas antes se habían reanudado bajos los auspicios de Estados Unidos, tras un parón de tres años y medio.