El chavismo se retira de la acalorada sesión de instalación de la mayoría opositora en la Asamblea Nacional de Venezuela

Newly elected opposition deputy Julio Borges (C) and governement deputy Hector Rodriguez (2nd L) argue during the new parliament's swearing-in ceremony in Caracas, on January 5, 2016. Venezuela's President Nicolas Maduro ordered the security forces to ensure the swearing-in of a new opposition-dominated legislature passes off peacefully Tuesday, after calls for rallies raised fears of unrest. AFP PHOTO/JUAN BARRETO

La sesión tuvo un momento de tensión que desembocó en la retirada de los oficialistas.
La Asamblea Nacional de Venezuela se instaló con la nueva supermayoría de la oposición tras las elecciones del pasado 6 de diciembre.

Con una acalorada discusión que terminó con la retirada de la bancada oficialista en plena sesión, el Parlamento se instaló con 109 diputados de la oposición y 54 del oficialismo, y no los 112 y 55 que habían salido de los comicios del 6-D según el Consejo Nacional Electoral.

Eso después de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenara suspender la proclamación de los cuatro diputados electos en el estado Amazonas, tres opositores y uno oficialista.

Los diputados opositores insistían en que son 112 los elegidos.

El oficialismo impugnó a diez diputados, 9 opositores y uno de sus propias filas. De ellos, el TSJ ordenó suspender la proclamación de cuatro como medida cautelar.

En cualquier caso, el resultado da a la oposición la mayoría en la AN por primera vez desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999.

Y con esa mayoría se eligió al veterano Henry Ramos Allup como nuevo presidente de la mesa directiva.

El momento más controvertido de la sesión comenzó, una vez elegida la nueva mesa directiva, con la votación del secretario y subsecretario de la cámara.

La bancada oficialista exigía que se procediera a realizar una votación nominal, mientras que la mesa dio por buena la aclamación de costumbre.

En ese momento, diversos diputados se agolparon en torno a la tribuna de oradores, donde había llegado el opositor Julio Borges para ejercer la palabra.

Con Cabello y Flores a la cabeza, la bancada oficialista se retiró del hemiciclo.

La aglomeración hizo imposible continuar con la sesión por varios minutos.

Luego tomó la palabra Borges para presentar la “agenda” de la MUD para el año 2016, mientras los oficialistas se quejaban de que era una violación del reglamento al entender que no correspondía tal cosa en la sesión de instalación.

En ese momento, comenzaron a retirarse del hemiciclo los diputados del oficialismo, encabezados por Diosdado Cabello, considerado número dos del chavismo, y la esposa del presidente Nicolás Maduro, Cilia Flores.

Ya fuera, Cabello se quejó de que Ramos Allup violara el reglamento parlamentario porque era una sesión de instalación y considera que no se debería dar la palabra a ningún parlamentario.

“Por eso nos hemos retirado”, dijo Cabello.

“Son los mismos del 11 de abril, son los mismos de las guarimas y los 43 muertos. No respetan la Constitución y no respetan las leyes”, se quejó en referencia al golpe de Estado que sacó a Chávez del poder durante 48 horas en 2001 y las protestas contra Maduro de 2014.

“Es porque no quieren escuchar las cosas que aquí vamos a decir”, respondió el flamante presidente de la AN. “Se van a tener que atemperar en estos cinco años”, agregó.