Ejército salvadoreño saldrá a las calles para combatir la violencia

20091026-0-0-N-ejercitoUnos 6.500 soldados intentarán frenar la creciente ola de criminalidad. El año pasado, con aproximadamente nueve homicidios diarios, la tasa fue de 55 por cada 100.000 habitantes.

El Gobierno de El Salvador se prepara para enviar a las calles a 6.500 soldados para apoyar a la Policía en su lucha contra la violencia y la delincuencia, anunciaron recientemente autoridades del Ministerio de Defensa Nacional.

Los actos delictivos en lo que va del año 2009, han dejado al menos 3.492 muertos, convirtiendo al país en uno de los más peligrosos del mundo.

El Ministro de la Defensa, General David Munguía, dijo recientemente que la institución castrense que ya participa con 2.000 efectivos en apoyo de la Policía tiene “listos” unos 6.500 efectivos más para las operaciones de seguridad que ordene el presidente atendiendo el clamor de la ciudadanía, que “se encuentra desesperada porque está siendo acosada por la delincuencia”.

El Salvador ha sufrido un alto inicie en homicidios y las extorsiones por las pandillas a particulares y a propietarios de unidades del transporte colectivo.

Cifras a la alza.

Entre el 1 de enero y el 18 de octubre se registraron 3.492 homicidios, lo que significa 1.008 casos más que en el mismo período de 2008.

Algunos políticos abogan por una reforma constitucional para devolverle al Ejército, las funciones de seguridad pública que se le retiraron con la firma de los Acuerdos de Paz al término de doce años de guerra civil en 1992.

No se está promoviendo la reforma.

Por su parte El Presidente de la República, Mauricio Funes manifestó que no está “promoviendo una reforma constitucional que le dé otras atribuciones al Ejército, de las que las que ya tiene por mandato constitucional”.

Sin embargo, el mandatario no descartó que para algunas misiones en particular se requiera del “acompañamiento legal”.

Informe de PNUD.

Por otra parte un informe sobre desarrollo humano para Centroamérica, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), alertó que “la violencia constituye la epidemia más seria y de mayor impacto que está padeciendo la región centroamericana y particularmente El Salvador”.

Funes pidió a los salvadoreños que se unan en la lucha contra el “monstruo” de la violencia.

“Estoy absolutamente convencido de que la magnitud del monstruo que enfrentamos nos obliga a estar unidos sin especulaciones menores, sin reticencias porque es un llamado de la patria no tan solo de un presidente”, aseguró Funes.