EEUU y la UE despliegan esfuerzos para salvar las conversaciones de paz

Estados Unidos y la UE realizaban una intensa actividad diplomática para tratar de salvar las conversaciones de paz entre palestinos e israelíes, comprometidas por el rechazo israelí de prolongar el cese parcial de la colonización de Cisjordania ocupada.

El enviado especial estadounidense para Oriente Medio, George Mitchell, se reúne por segunda vez en 48 horas con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en Jerusalén. Mitchell debe entrevistarse de nuevo en Ramalá (Cisjordania) con el presidente palestino, Mahmud Abas, con el que ya había tenido un encuentro, según una fuente oficial.

Por su lado, la Alta Representante de la Unión Europea para las Relaciones Exteriores, Catherine Ashton, se reunió este viernes con el primer ministro palestino, Salam Fayyad, en Ramalá, después de haberlo hecho la víspera con el presidente Abas, y antes de mantener un encuentro con Netanyahu en Israel.

Hasta ahora, todas estas gestiones diplomáticas no han permitido garantizar la continuación de las conversaciones iniciadas hace un mes, después de que Israel descartara una prolongación de la moratoria sobre construcción en las colonias judías. Los palestinos insisten en un cese total de la colonización.

En este contexto, la Liga Árabe postergó en por lo menos dos días una reunión en la que el jefe de la Autoridad Palestina debía pronunciar un discurso “muy importante” y pronunciarse sobre la continuación de las negociaciones con Israel. Egipto solicitó que esta reunión tuviese lugar en Libia al margen de una cumbre árabe extraordinaria prevista el 9, según la agencia oficial egipcia Mena.

El jueves, Abas pidió a Mitchell que continúe sus esfuerzos y exigió “el cese total de las actividades de colonización por Israel (…) para dar al proceso de paz la posibilidad que merece”, indicó Saeb Erakat, principal negociador palestino. Los palestinos estiman que la continuación de la colonización despoja de todo sentido a las negociaciones sobre las fronteras de un futuro Estado palestino en la medida que crea hechos consumados que pueden ser irreversibles. Para ello, se apoyan en la Hoja de Ruta, un plan de solución internacional del conflicto adoptado en 2003 por el Cuarteto (EEUU, Rusia, UE y ONU) que exige un “cese total de las actividades de colonización” por Israel.

Este viernes, el conjunto de la prensa israelí afirmó que Netanyahu rechazó una proposición del presidente estadounidense, Barack Obama, de una nueva moratoria de dos meses a cambio de una serie de promesas.

Estados Unidos podría haber prometido entregar a Israel armas sofisticadas, bloquear toda tentativa de discutir la proclamación de un Estado palestino en las Naciones Unidas y apoyar una presencia militar israelí en el valle del Jordán por un periodo ilimitado, después de la constitución de un Estado palestino. Sin embargo, la Casa Blanca desmintió el jueves que hubiese enviado una carta en este sentido.

Según el cotidiano gratuito israelí Israël Hayom, allegado al jefe del gobierno, éste último prevé en lugar de la moratoria una “limitación de la construcción” que la mantendría al ritmo de los diez últimos meses pasados, es decir, 1.200 viviendas, sin anuncio oficial de cese. Según el cotidiano Haaretz (izquierda) Estados Unidos está “furioso por el rechazo de Israel a su oferta”.

Las nuevas construcciones se reanudaron el lunes a un ritmo moderado en las colonias de Cisjordania ocupada después del término de la moratoria de diez meses, que Israel decidió no prolongar a pesar de intensas presiones internacionales.