EEUU lanza ataques contra ISIS en Libia

WAS01 WASHINGTON (ESTADOS UNIDOS) 09/12/2015 .- El secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, comparece ante el ComitÈ de Servicios Armados del Senado para explicar las estrategias de acciÛn de la administraciÛn Obama con respecto al Estado Isl·mico (EI) en el edificio Dirksen del Senado en Washington, Estados Unidos, hoy 9 de diciembre de 2015. El presidente Obama detallÛ hoy los pasos que su Gobierno ha dado recientemente, en particular tras los atentados del 13 de noviembre en ParÌs, para "intensificar" la lucha contra el EI. Esas medidas incluyen la decisiÛn de enviar fuerzas de operaciones especiales a Irak y Siria, la campaÒa de bombardeos contra las instalaciones petroleras de los extremistas y nuevos esfuerzos diplom·ticos, liderados por el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, en busca de una soluciÛn pacÌfica a la guerra civil siria. EFE/Jim Lo Scalzo

El Gobierno de Estados Unidos comenzó a lanzar ataques contra el grupo yihadista Estado Islámico en Libia a petición del Gobierno provisional libio, informaron fuentes del Pentágono.

Los ataques, efectuados a petición del Gobierno libio, están dirigidos contra los terroristas del EI en la zona de Sirte, una ciudad localizada entre Trípoli y Bengazi que se ha convertido en un bastión del EI, informó el Pentágono a Efe.

Esta es la primera vez que Estados Unidos realiza un ataque aéreo contra objetivos de ISIS en Libia a petición del Gobierno de unidad en apoyo de los avances de las fuerzas locales y según especificó el portavoz del Pentágono, Peter Cook, las operaciones se repetirán.

Anteriormente, en noviembre y febrero, fuerzas estadounidenses realizaron sendos bombardeos para acabar con líderes el Estado Islámico el Libia, pero, como apuntó Cook, estas misiones son diferentes.

El Pentágono aseguró que el ataque de hoy fue autorizado por Obama, tras consultar con el secretario de Defensa, Ash Carter, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford.

El Departamento de Defensa consideró que esta operación entra dentro de su estrategia para derrotar al EI con apoyo aéreo de fuerzas locales aliadas, de modo similar a como sucede en Irak y Siria, donde los bombardeos se han prolongado durante casi dos años.

Cook aseguró que no se han desplegado tropas estadounidenses sobre el terreno con “el rol específico” de apoyar esta operación en Sirte, y la presencia estadounidense se limita a la ya anunciada anteriormente para explorar con fuerzas especiales alianzas con diferentes facciones leales al gobierno provisional.

Con esta nueva operación, Estados Unidos abre en Libia un nuevo frente en su guerra contra el Estado Islámico, que se había hecho fuerte en Sirte, antiguo fortín del depuesto dictador libio Muamar al Gadafi, muerto en octubre de 2011.