EE.UU. rechaza acusaciones de Venezuela

eeuuLa canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, acusó a Estados Unidos de estar preparando una intervención militar y querer apropiarse de sus reservas de petróleo.

El representante de Estados Unidos ante la OEA rechazó las acusaciones venezolanas de que se está preparando una invasión a Venezuela y recordó que no es EE.UU. quien ha creado la crisis que se vive en aquel país.

La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, acusó un momento antes a Estados Unidos de estar preparando una intervención militar y querer apropiarse de sus reservas de petróleo.

Rodríguez habló durante una sesión especial en la Organización de los Estados Americanos, dedicada a escuchar las posiciones sobre la orden ejecutiva del presidente Barack Obama contra siete funcionarios venezolanos acusados de violar los derechos humanos.

La canciller venezolana rechazó que las sanciones estén limitadas a siete individuos. “No se trata de siete funcionarios, es muy amplia la potestad de la orden para imponer sanciones sin importar a quien y pretenden apropiarse de los mayores depósitos de petróleo del mundo”, aseguró.

Se quejó además de que la declaración de “amenaza nacional” con la que se ha calificado a Venezuela es desproporcionada.

El representante interino de EE.UU., Michael J. Fitzpatrick, contestó que la orden del presidente ha sido sacada de contexto y que la declaración de amenaza es solo un requerimiento legal para imponer sanciones.

“No estamos preparando una invasión a Venezuela. No estamos preparando un golpe de estado contra el gobierno de Nicolás Maduro. No estamos minando la economía. No estamos atentando contra la soberanía nacional de Venezuela”, dijo.

“Lo que quiere Estados Unidos es que el gobierno de Venezuela respete a los venezolanos. Que Venezuela hable con los venezolanos”, dijo el diplomático.

Fitzpatrick remarcó que la orden ejecutiva del presidente “sí deja claro que hay una erosión de los derechos humanos en Venezuela y lo único que dice es que aquellos violen los derechos humanos no son bienvenidos en Estados Unidos ni pueden utilizar su sistema financiero”.