EE.UU. levanta veto de ingreso de refugiados a 11 países pero crea nuevas trabas

El levantamiento del veto a los refugiados es de facto un eufemismo puesto que se combina con la aplicación de nuevos y más estrictos controles sobre los aspirantes a entrar aquí como refugiados si provienen de 11 países calificados de alto riesgo. Washington no detalla de qué países se trata, pero que serían Egipto, Irán, Irak, Libia, Mali, Corea del Norte, Somalia, Sudan del Sur, Siria y Yemen.

 

Washington exigirá además que el resto del mundo colabore compartiendo datos sensibles de la identidad de los aspirantes a ingresar en los Estados Unidos a través de una base de datos global.

 

Kirstjen Nielsen, la secretaria de seguridad nacional, añadía que en los próximos seis meses revisaran la lista de países calificados de alto riesgo para estar al día de nuevas amenazas. Una tarea que –decía Nielsen- se hará dentro de los límites impuestos por una sentencia judicial que meses atrás tacho de ilegal parte de la prohibición a la entrada de refugiados aquí.

 

Desde que asumió, hace un año, Trump ha adoptado una postura mucho más dura con los inmigrantes y refugiados de todos los países en relación a su predecesor Barack Obama.

 

Las admisiones anuales de refugiados se han reducido en más de la mitad, a un máximo de 45.000 en el año fiscal 2018, que cierra el 31 de septiembre.

 

En el año fiscal 2017, iniciado en octubre de 2016, unos 110.000 refugiados fueron admitidos en Estados bajo la administración de Obama.