Descartan peligro inminente tras derrumbe en volcán salvadoreño

Las autoridades salvadoreñas de Medio Ambiente descartaron un eventual peligro tras el desprendimiento de rocas en una ladera del oriental volcán Chaparrastique.

 

El Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales confirmó el derrumbe de piedras y residuos de actividad volcánica pasada, pero negó que existan indicios de actividad sísmica inusual.

 

La red de observadores locales le da seguimiento a la situación, y vulcanólogos del MARN inspeccionan el cráter del Chaparrastique (Tierra del Calor, en lengua lempa), y achacan al viento este tipo de derrumbes.

 

‘Hemos verificado con los observadores locales y estamos en verificación ya en el lugar, pero el cráter no ha mostrado ninguna actividad inusual, por lo que no hay motivo para alarmarse’, señaló el vulcanólogo Eduardo Gutiérrez.

 

Aislado de la cordillera de Chinameca, el Chaparrastique es el tercer volcán más alto de El Salvador, con dos mil 129 metros sobre el nivel del mar, posee el cono mejor formado del país y su cráter tiene cerca de 800 metros de diámetro.

 

Su última gran erupción fue el 13 de enero de 2016, cuando al caer la tarde arrojó con una explosión gran cantidad de ceniza y gases durante 13 horas seguidas, alcanzando las 1300 unidades RSAM, cuando lo normal son 50.