De lavaplatos a estrellas de Hollywood

Ahora viajan en jet privado y caminan por alfombras rojas vestidos por los principales diseñadores, pero todo el mundo tiene un pasado. Julia Roberts, Tom Cruise, Sean Connery o Gwen Stefani son algunos de los famosos que han confesado cuáles fueron sus primeros empleos: desde botones a lavaplatos, pasando por aspirantes a Míster Universo.

Los inicios siempre son duros, y las clases de interpretación no suelen ser precisamente baratas. Por eso, los que hoy son estrellas de Hollywood fueron anteriormente estudiantes con escasos ingresos, dispuestos a realizar cualquier trabajo con tal de salvar la economía del mes.

Tom Cruise comenzó su andadura como botones de hotel, sin sospechar que algún día ocuparía las suites de lujo sin preocuparse siquiera por mirar el precio. Claro que por aquel entonces no tenía esas aspiraciones, simplemente quería convertirse en sacerdote católico.

Matthew McConaughey fue estudiante de intercambio en Australia, y no tuvo más remedio que fregar platos y palear estiércol de pollo. Por su parte, Julia Roberts se pagaba las clases de interpretación sirviendo helados en la conocida cadena estadounidense ‘Baskin Robbins’.

Las cadenas de comida rápida suelen tener casi siempre puestos de trabajo libres, y Brad Pitt encontró en El Pollo Loco su primer empleo, consistente en disfrazarse de pollo gigante para entretener a los clientes.

Aunque ahora se ríe de su infancia humilde en su serie ‘Todo el mundo odia a Chris’, lo cierto es que Chris Rock tuvo incluso que jugar sucio para poder comer. El actor ha reconocido que cuando trabajaba en la marisquería ‘Red Lobster’ solía mirar a los niños de forma intimidatoria para que no se terminaran la comida y así él pudiera llevarse las sobras.

Algunos incluso recuerdan con cariño sus años de trabajar por salarios mínimos, como Eva Longoria. El primer empleo de la actriz fue en la hamburguesería ‘Wendy’s’ cuando tenía 13 años -falsificando su currículum- y en 2008 regresó al mismo establecimiento para la celebración de un evento de caridad.

Asimismo, también hubo quien llegó a Hollywood y siguió ascendiendo. Arnold Schwarzenegger comenzó siendo culturista y consiguiendo una carrera cinematográfica, a la que renunció para conseguir un puesto de Gobernador en un país en el que ni siquiera nació.

PINK LIMPIABA BAÑOS EN MCDONALD’S

Los cantantes tampoco se escapan de esos duros primeros empleos. Gwen Stefani era dependienta en la cadena de comida rápida ‘Dairy Queen’ hasta que su hermano le sugirió unirse a un grupo que acababa de formar llamado No Doubt. Y parece que la elección le salió bien.

Quienes también formaron parte de estas enormes cadenas de restaurantes fueron Pink y Madonna, la primera limpiando baños y suelos en un ‘McDonald’s’ y la segunda como dependienta en ‘Dunkin’ Donuts’ cuando su cuenta corriente se quedó a cero.

El primer contacto con la música de Jon Bon Jovi fue ejercer de conserje en el estudio de grabación de su primo. Mientras tanto, pasaba las navidades ensamblando piezas de figuritas navideñas.

Aunque sin duda el más glamouroso de los primeros empleos fue el de Sean Connery. Es verdad que pasó tres años en la Marina Británica, y fue lechero, salvavidas, pulidor de ataúdes y albañil, pero consiguió quedar tercero en la edición de Míster Universo de 1950.