Cuba condena al salvadoreño Chávez Abarca a 30 años de cárcel por terrorismo

El salvadoreño Francisco Chávez Abarca fue condenado en Cuba a 30 años de prisión por el delito de terrorismo, tras un juicio en el que se demostró su responsabilidad en la ola de atentados ocurrida en la isla a fines de los años 90, informó hoy el diario oficial Granma.

La sentencia contra Chávez Abarca fue dictada ayer por la Sala de Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial de La Habana, donde el lunes se abrió el juicio oral del caso.

Según Granma, el tribunal trabajó con “un minucioso acto de presentación de pruebas periciales, documentales y testificales” para “esclarecer los hechos terroristas ejecutados y orientados por Chávez Abarca a sus contratados para poner bombas en instalaciones turísticas cubanas”.

“Las declaraciones demostraron cómo el acusado reclutó, adiestró, organizó y financió a ciudadanos guatemaltecos y salvadoreños que viajaron a Cuba a finales de la década del 90 para continuar instalando artefactos explosivos, tal como él mismo lo había hecho previamente en hoteles de la capital cubana”, apuntó el diario.

Entre los testigos de la Fiscalía estuvieron víctimas de los atentados, así como el salvadoreño Raúl Ernesto Cruz León y el guatemalteco Nader Kamal Musallam Barakat, quienes “reconocieron objetos entregados por el acusado para ejecutar las acciones terroristas en Cuba”.

Granma resalta que tanto Cruz León como Kamal Musallam Barakat ya fueron juzgados y sancionados en la isla por el delito de terrorismo.

Chávez Abarca fue capturado en Venezuela y extraditado en julio pasado a Cuba, donde era reclamado desde hace años bajo la acusación de ser uno de los principales autores de los atentados de 1997 en centros turísticos del país.

Uno de esos atentados causó la muerte de un turista italiano.

La Justicia cubana también acusó al salvadoreño de haber cumplido órdenes del anticastrista Luis Posada Carriles, a quien la isla culpa por otros actos terroristas como la voladura de un avión comercial cubano en 1976.

Medios oficiales han informado que durante el juicio celebrado en La Habana Chávez Abarca admitió haber cumplido órdenes directas de Posada Carriles, quien actualmente enfrenta en EE.UU. un proceso penal por mentir al Servicio de Inmigración de ese país.

La defensa de Posada Carriles, nacido en Cuba hace 82 años pero nacionalizado venezolano, ha solicitado este mes a la jueza que lleva el caso que rechace en el juicio cualquier prueba relacionada con su participación en los atentados de 1997 en la isla.

En ese sentido, Granma advierte hoy que Chávez Abarca fue “cabecilla de un brazo armado estructurado en Centroamérica por Luis Posada Carriles, la Fundación Nacional Cubanoamericana y el resto de la mafia anticubana”.

Sobre la condena, el rotativo refiere que el Tribunal de La Habana “tuvo en cuenta lo aprobado en abril de 2008 por el Consejo de Estado respecto a las sanciones de muerte que fueron conmutadas, así como el arrepentimiento del acusado”.

Relacionado con el mismo caso, este mes el Tribunal Supremo de Cuba decidió conmutar a 30 años las penas de muerte de Cruz León y del también salvadoreño Otto René Rodríguez Llerena.

Por último, el diario informa de que “en su momento” Chávez Abarca podrá apelar su condena ante el Tribunal Supremo de Cuba.