Criticado en el G20, Obama defiende la política económica de EEUU

El presidente estadounidense, Barack Obama, respondió a las críticas recibidas en la cumbre del G20 y defendió con firmeza la política económica de Estados Unidos, en un discurso al margen de la reunión de líderes de la APEC en Yokohama (sur de Tokio).

Procedente de Seúl, donde participó jueves y viernes en la cumbre de potencias emergentes e industrializadas, Obama admitió que “los desafíos siguen siendo importantes” y que “habrá fracasos y desacuerdos”, ya que “no resolveremos todos los problemas en una reunión, un viaje e incluso un solo mandato”.

Sin embargo, afirmó estar más confiado que nunca en lo que Estados Unidos tiene para ofrecer al mundo a pesar de los cuestionamientos por su política monetaria y las dificultades de su economía para recuperarse.

Ante empresarios convocados para una conferencia paralela a la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), Obama destacó el hecho de que los líderes del G20 hayan mostrado su determinación de mantenerse concentrados en el crecimiento mundial.

“En tanto que mayor economía del planeta, motor del crecimiento global, esto es particularmente importante para Estados Unidos”, dijo en ese sentido.

Al hablar de sus políticas, Obama recordó que el plan económico que puso en marcha tras la crisis de 2008 “ha llevado a cinco trimestres consecutivos de crecimiento económico y 10 meses consecutivos de crecimiento del empleo en el sector privado”.

También destacó que su gobierno “adoptó y está aplicando la reforma financiera más drástica desde la Gran Depresión (de la década del ’30)”, indicando que los otros países del G20 “deben hacer lo mismo de manera urgente”.

Varios países del G20, entre ellos China, Brasil y Alemania, criticaron en Seúl la reciente decisión de la Reserva Federal estadounidense (Fed) de inyectar 600.000 millones de dólares en el circuito financiero, una medida que debilitaría al dólar.

Mientras Europa se preocupa por el euro fuerte, en América Latina y Asia el temor es que, con la tasa de interés a un nivel muy bajo en Estados Unidos, los nuevos montos disponibles con la decisión de la Fed vayan a los mercados emergentes, que ofrecen mejores rendimientos, y formen burbujas especulativas.

Durante su discurso, Obama se refirió a su gira de ocho días por India, Indonesia, Corea del Sur y Japón, y afirmó que la “seguridad y prosperidad del pueblo norteamericano está inextricablemente vinculada con las de Asia”.

“Estados Unidos desempeña nuevamente un papel motor en Asia”, señaló.

Obama recurrió a los sentimientos para subrayar la legitimidad de Estados Unidos para mantener su preponderancia en una región que ha visto el ascenso de China, así como también el de India y las economías del Sudeste Asiático.

“En el siglo pasado, Estados Unidos contribuyó a la seguridad y la prosperidad de la región. La fuerza de nuestras alianzas y la bravura de nuestros hombres y mujeres uniformados contribuyeron a salvaguardar la paz, y la apertura de nuestros mercados permitió el nacimiento del milagro asiático”, recordó.