Costa Rica estudia restricciones y mayor intervención del mercado de divisas

El Gobierno de Costa Rica analiza medidas como una mayor intervención del Banco Central en el mercado cambiario o imponer restricciones al ingreso de capitales, ante la fuerte apreciación del colón frente al dólar en lo que va de año, reconoció el vicepresidente Luis Liberman.

Tras inaugurar el Congreso Financiero Nacional, Liberman dijo a periodistas que el Ejecutivo está atento a las múltiples quejas de exportadores, empresarios turísticos y de otros sectores, que han alzado la voz por la caída del precio del dólar en el país (cerca de 11% este año).

Esta situación ha llevado incluso a trasnacionales agrícolas, como Dole y Del Monte, a anunciar en la última semana el cierre de algunas de sus operaciones en el país centroamericano.

Liberman explicó que actualmente el Gobierno evalúa esas dos posibilidades a corto plazo, después de que el Banco Central se negara a participar en el mercado de divisas en los últimos meses.

No obstante, el vicepresidente reconoció que esta última opción tendría como consecuencia abandonar la meta de inflación para este año (entre 5% y 6%), lo que afectaría a la mayor parte de la población.

En el largo plazo, las autoridades costarricenses apuestan a mejorar la competitividad del país para que los costos de producción de las empresas disminuyan y el sector exportador incremente sus ventas.

Liberman señaló que el debate en el Gobierno gira en torno a cuál debe ser el sector menos afectado, aunque no indicó para cuándo se tomará una decisión.

Costa Rica pasó en el 2006 de un sistema de minidevaluaciones diarias a uno de bandas, entre las que fluctúa el tipo de cambio, aunque en los últimos meses ha estado casi pegado al fondo de la banda (500 colones).