Condena política al atentado de ETA en Burgos


Tras el atentado de ETA que sacudió una casa cuartel de la Guardia Civil en Burgos, las distintas formaciones políticas han mostrado su apoyo y solidaridad con las víctimas, al tiempo que expresaban su rechazo al atentado.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, señaló que se ha producido “un gran atentado fallido que buscaba víctimas mortales”, lo cual tiene que ver con la “estrategia de violencia sostenida y enloquecida” que sigue la banda.

Rubalcaba ha calificado el atentado de “especialmente canalla”, ya que los terroristas dirigieron el atentado “contra la Guardia Civil y sus familias”, al hacer explotar una furgoneta bomba “en un lugar donde dormían casi 120 personas”.

Por su parte, el presidente del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, ha expresado en un comunicado su apoyo al Ejecutivo “para detener a los responsables del atentado de hoy y ponerles a disposición de la justicia”.

La portavoz del Grupo Popurlar en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, expresó que el único destino posible para los etarras es “abandonar las armas e ir a la cárcel”. “Cuanto más firme sea ese mensaje por parte de todos, más clara tendrán una cuestión que es esencial: que este atentado no va a servirles absolutamente para nada en su estrategia final de obtener unos fines que no se pueden perseguir de esta manera”.

La Comisión Ejecutiva Federal del PSOE ha indicado, vía comunicado, que “el terrorismo y ETA deben desaparecer, y todas las fuerzas políticas y sociales debemos seguir trabajando unidas y sin fisuras en ese objetivo prioritario”. Además, ha añadido que ETA “nunca obtendrá ningún rédito político a través de la violencia, puesto que en un país como España nada se puede conseguir violentando la normalidad democrática”.

El vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, ha expresado su indignación, afirmando que “ETA ha ido a buscar una matanza totalmente indiscriminada”. Por otro lado, la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, ha explicado que ETA “puede seguir intentando” hacer daño, “pero no conseguirán absolutamente nada”.

El coordinador general de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, ha pedido a ETA que abandone definitivamente la violencia y que “deje de causar dolor a las víctimas”. Además, se ha dirigido a aquellos que justifican “el terror”, pero también a quienes permanecen indiferentes ante estos actos para “decirles que los fines que persiguen” no se alcanzan con “bombas y asesinatos”.

El lehendakari, Patxi López, ha afirmado que “ETA ha intentado hacer daño y producir dolor como siempre en personas de bien con el único objetivo de causar víctimas y cometer una gran barbarie, y contra eso nos tiene que encontrar fuertes y, sobre todo, unidos”.

Por otro lado, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, expresaba que “ETA ha visitado Burgos con intención de matar”.

Las reacciones internacionales al atentado tampoco se han hecho esperar. Desde la Comisión Europea, su presidente, José Manuel Barroso, ha afirmado, a través de un comunicado, querer “expresar nuestra más firme condena del atentado (…). Deseo ante todo un rápido restablecimiento a los numerosos heridos causados por este ataque indiscriminado y salvaje”.

“Una vez más, quiero expresar la solidaridad total de la Comisión Europea con los ciudadanos y las instituciones democráticas españolas en la lucha contra el terrorismo”, dijo Barroso.

Desde Francia, el portavoz adjunto del ministerio de Relaciones Exteriores, Frederic Desagneaux, expresó que “Francia condena con la mayor firmeza el atentado” y que “España puede contar con el apoyo determinado de Francia en su lucha contra el terrorismo”, añadió. “Ante este acto cobarde y odioso (…), Francia expresa a las autoridades españolas su solidaridad total”, afirmó el portavoz.