Con ritmo africano y sin Mandela se celebra la inauguración del Mundial

África, sus ritmos y sus danzas fueron los protagonistas de la ceremonia de inauguración del 19º Mundial de fútbol, en el estadio Soccer City de Johannesburgo, en un acto previo al partido inaugural Sudáfrica-México y en el cual estuvo ausente Nelson Mandela por la muerte de una bisnieta.

El torneo más importante del fútbol mundial se abrió de manera espectacular, con una exhibición aérea, con tres cazas supersónicos y después cinco aviones que hicieron acrobacias antes de llenar el cielo de los cinco colores de la bandera sudafricana (verde-rojo-amarillo-azul-negro-blanco).

Con el sonido omnipresente de las vuvuzelas, las ruidosas trompetas unidas inevitablemente al fútbol en Sudáfrica, bailarinas y músicos brindaron a los hinchas un gran espectáculo previo al duelo entre los ‘Bafana Bafana’ y el equipo azteca.

Con trajes tradicionales y mucho color, distintos grupos participaron con músicas típicas de África, desde Sudáfrica al Magreb, mientras el estadio iba llenándose poco a poco de espectadores, tras los grandes atascos en las vías de acceso.

Entre las estrellas invitadas, el trompetista sudafricano Hugh Masekele, el estadounidense R. Kelly, el argelino Khaled y el nigeriano Femi Kuti hicieron bailar a una hinchada más que motivada.

Las tribunas naranjas y oro del Soccer City celebraban así un hito histórico en la historia deportiva del continente: por primera vez, el Mundial de fútbol llega a África, tras años de dudas, polémicas e incertidumbres.

La estrellas del R&B (rythm & blues) R. Kelly cantó acompañado de voluntarios que llevaron las 32 banderas de los países participantes, en orden alfabético, terminando con un sonoro “South Africa” (Sudáfrica), que abrió un ruido ensordecer de gritos, aplausos y vuvuzelas.

El primer presidente negro del país, Nelson Mandela, ausente de los actos de apertura tras la muerte de una bisnieta, había pedido incluir en el espectáculo una canción británica titulada ‘Hope’ (Esperanza), que debía ser interpretada por el joven tenor sudafricano Siphiwo Ntshebe.

Su deseo no pudo cumplirse, ya que el intéprete murió el 25 de mayo a los 34 años, víctima de una meningitis, por lo que fue sustituido por Timothy Moloi.

Mandela fue el gran ausente del día en Johannesburgo, pero otro Premio Nobel de la Paz sudafricano, el ex arzobispo anglicano de Ciudad del Cabo Desmond Tutu, participó de la fiesta a sus 78 años, llevando una camiseta de los ‘Bafana Bafana’