Colombia cuestiona a Venezuela por actitud frente a asesinatos

20091104-0-0-N-venezuela
Colombia cuestionó a Venezuela por intentar justificar el asesinato de nueve de sus ciudadanos en ese país con el argumento de que pertenecían a un grupo paramilitar y pidió a Caracas combatir la criminalidad sin tener en cuenta las motivaciones de los delitos.

La declaración de Colombia se produjo en medio de un aumento de la crisis de las relaciones diplomáticas de los dos países y luego de que el presidente venezolano Hugo Chávez amenazó con cerrar la frontera y reforzar el control militar tras el asesinato de dos efectivos de la Guardia Nacional.

“Colombia combate con determinación todas las manifestaciones de criminalidad y terrorismo con pleno respeto a la independencia judicial sin importar la supuesta motivación de los delitos”, dijo un comunicado que leyó el canciller Jaime Bermúdez.

“Cualquier hipótesis es de suma gravedad. Algunas voces en ese país pretenden sugerir que por tratarse de presuntos integrantes de los mal llamados grupos paramilitares existiría algún tipo de justificación para lo ocurrido”, precisó el comunicado.

Chávez, el más fuerte crítico de Estados Unidos en Latinoamérica, congeló en julio las relaciones con Colombia y ordenó llevar a cero el comercio binacional de más de 7.000 millones de dólares anuales en respuesta a la decisión de su homólogo Alvaro Uribe de aumentar un plan de cooperación militar con Washington.

La crisis se agravó el lunes después de que dos militares venezolanos destacados en la zona de frontera fueron asesinados a balazos por pistoleros, lo que provocó el cierre de la frontera entre el estado de Táchira, en Venezuela, y el departamento de Norte de Santander, en Colombia.

Previamente nueve colombianos secuestrados por un grupo armado, aparecieron asesinados en Táchira, en lo que Venezuela calificó como un acto del conflicto interno de Colombia.

El Gobierno de Bogotá se declaró preocupado por la situación de violencia que se registra en Venezuela y que ha cobrado la vida de un elevado número de colombianos y aseguró que es deber de los estados combatir todas las modalidades delictivas, llámense narcotraficantes, terroristas o milicias.

Colombia insistió en la necesidad de aclarar la masacre de sus ciudadanos en Venezuela y reiteró su disposición para colaborar en la identificación, captura y condena de los responsables.

El Gobierno de Bogotá también repudió el asesinato de los efectivos de la Guardia Nacional de Venezuela, país con el que comparte una frontera terrestre de 2.219 kilómetros en la que se ha detectado delitos como narcotráfico, trafico de armas, contrabando de combustibles y vehículos.

En la frontera también se detectó la presencia de grupos armados ilegales como la guerrilla izquierdista y paramilitares de ultraderecha.