Chelsea Clinton se prepara para su gran día

La boda de la hija del ex presidente Bill Clinton y la jefa de la diplomacia estadounidense Hillary Clinton, es uno de los acontecimientos sociales más importantes del año. A sólo unos días de la boda, Chelsea Clinton prepara los últimos detalles del gran día y aún se sigue sin saber nada de la exclusiva lista de invitados.

La hija del ex presidente de los Estados Unidos Bill Clinton, ha estado con una amiga preparándose para el enlace matrimonial que tendrá lugar el próximo fin de semana. Chelsea acudió a un spa para hacerse la pedicura. En el interior, estuvo sentada en uno de los sillones con su amiga tomándose un café mientras se ponía perfectas las uñas de los pies.

Después, optó por aprovechar su última semana de soltería. La hija de Bill Clinton paseó en soledad por la calle mientras se comía un helado. Y es que no debe importarle mucho la talla de su vestido de novia porque, poco después, fue a un restaurante de comida rápida, de donde salió con una bolsa llena de comida para llevar.

Seguramente Chelsea esté tratando de calmar su ansiedad. Al parecer, ha estado acudiendo a sesiones de ayuda psicológica para poder calmar los nervios de la pre-boda. “Le aterra el hecho de ser la vergüenza de su familia y convertirse en una novia a la fuga en el último momento”, publican en ShowBiz Spy.

Además, “nunca ha querido una boda tipo realeza con cientos de invitados, pero como sus padres insistieron, al final tuvo que aceptar. Ahora está aterrada con perder los papeles”.

PREOCUPACIONES DE CHELSEA Y AUSENCIA DE LOS OBAMA

Otra de las preocupaciones de Chelsea Clinton es que su futuro marido le sea infiel. Al parecer, está obsesionada con la idea de que Marc Mezvinsky, también hijo de políticos, vaya a seguir los pasos de donjuán de Bill Clinton.

La boda, que se celebrará el próximo fin de semana, es el secreto mejor guardado de Estados Unidos y a escasos días del evento, aún se desconoce la exclusiva lista de invitados.

Pero lo que sí se ha filtrado es que el actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no asistirá al enlace, según ha anunciado el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.