Chávez reconoce en Moscú la independencia de regiones rebeldes de Georgia

20090910-0-0-N-chavez

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, agradó a Rusia y enfureció a Georgia, al anunciar durante una visita a Moscú el reconocimiento por su país de la independencia de las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur.

“Venezuela se une al reconocimiento de Osetia del Sur y de Abjasia”, declaró Chávez en la residencia del presidente ruso, Dimitri Medvedev, a las afueras de Moscú, en Barvija, y prometió establecer “muy pronto” relaciones diplomáticas con ambas.
De este modo Venezuela se convirtió en el tercer país en reconocer la soberanía de los dos territorios georgianos, tras Rusia y Nicaragua. Moscú ya reconoció su independencia tras la guerra ruso-georgiana de agosto de 2008 por el control de Osetia del Sur.

Georgia, ex república soviética aliada de Estados Unidos, criticó la decisión venezolana y le restó importancia.

El viceprimer ministro georgiano, Temur Iakobachvili, aseguró que Chávez no era nada más que una personalidad “marginal” y que su decisión era una “anomalía” que no tendría “consecuencias políticas importantes”.

En cambio, el presidente ruso, Dimitri Medvedev, se declaró encantado: “Gracias, Hugo, has hecho una serie de declaraciones serias e importantes”, declaró al dirigente venezolano. “En este momento, la idea del reconocimiento de dos nuevos estados ha sido expresada”, añadió, citado por las agencias rusas.

El presidente abjasio, Serguei Bagpach, también agradeció a Chávez el gesto y prometió “el desarrollo de relaciones políticas y económicas las más estrechas posible”.

Según el periódico ruso Kommersant, el Kremlin quería obtener el reconocimiento de estos dos territorios, considerando que Venezuela necesita un crédito de Moscú para poder comprar el armamento ruso que quiere.

Según la prensa rusa, Venezuela quiere adquirir tanques T-72 y T-90, helicópteros, vehículos blindados para el transporte de tropas, submarinos y sistemas antimisil.

Medvedev aseguró por su parte que Rusia esta dispuesta a vender armas a Venezuela.

“Suministraremos a Venezuela las armas que pida. De acuerdo con las leyes internacionales, por supuesto”, dijo el presidente ruso.

Sin embargo, no se firmó ningún contrato armamentístico durante esta visita de Chávez. Sólo se firmó un contrato de cooperación militar entre los dos ministerios de defensa, si bien su contenido no fue revelado.

Rusia, que quiere estar asociada más estrechamente a la explotación de yacimientos de hidrocarburos en Venezuela, firmó varios contratos petrolíferos con Caracas en esta visita.

La sociedad Petróleos de Venezuela (PDVSA) y el Consorcio Petrolífero Nacional Ruso (formado por Rosneft, Lukoil, Gazprom neft, TNK-BP y Sourgoutneftegaz) acordaron crear una empresa conjunta para la explotación del bloque Junin 6, en la faja petrolífera del Orinoco.

La compañía Transneft, que tiene el monopolio de los oleoductos rusos, también acordó con PDVSA la cooperación a largo plazo para desarrollar las infraestructuras en la franja petrolífera del Orinoco.

Chávez celebró el fin del “mundo unipolar” organizado en torno al eje de la potencia estadounidense, y se congratuló por el retorno de la “superpotencia” rusa.