Cerca de 300 organizaciones piden a Obama TPS para migrantes centroamericanos

Unas 300 organizaciones civiles pidieron a la Administración del presidente Barack Obama que otorgue un Estatus de Protección Temporal (TPS, por su sigla en inglés) a migrantes centroamericanos (principalmente niños y mujeres de Guatemala, El Salvador y Honduras) que llegan al país buscando asilo.

Por medio de una carta, las asociaciones y grupos de defensa de los derechos civiles, laborales y humanos plantean que el gobierno opte por conceder el alivio migratorio para evitar que los migrantes, luego de ser detenidos en la frontera, sean puestos en proceso de deportación.

El TPS es un beneficio migratorio que el gobierno de Estados Unidos otorga por razones humanitarias, entre ellas guerras o desastres naturales. Los beneficiarios obtienen el freno temporal de sus deportaciones y un permiso de trabajo renovable al término del amparo.

El Salvador es beneficiario de un TPS desde 2001, concedido durante el gobierno del presidente George W. Bush en respuesta a los terremotos del 13 de enero y 13 de febrero de ese año que azotaron la ciudad capital. El programa protegió a cerca de 280,000 indocumentados.

Honduras y Nicaragua también fueron beneficiados en 1999 tras el paso del huracán Mitch por Centroamérica (a finales de octubre de 1998). Cerca de 100,000 indocumentados de esos países fueron amparados.

El pedido de TPS surge en momentos que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) lleva a cabo redadas de migrantes centroamericanos que entraron al país después del 1 de enero de 2014, no cuentan con razón de asilo y tienen una orden final de deportación.

Las primeras operaciones se llevaron a cabo el primer fin de semana de enero en los estados de Carolina del Norte, Georgia y Texas.

Este grupo de indocumentados se encuentra en la lista de prioridades de deportación anunciadas por el DHS el 20 de noviembre de 2014.

A principios de enero la Casa Blanca dijo a Univision que una de sus prioridades era la deportación de los grupos incluidos en el memorando, que también incluye a inmigrantes con antecedentes criminales.

Un informe del Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) de Syracurse University reveló la segunda semana de enero que las cortes de inmigración han emitido más de 18,607 órdenes de deportación a niños y mujeres migrantes centroamericanos en los últimos 18 meses. Y que el 86% de los casos no tuvo representación legal.

El Departamento de Justicia dijo a Univision Noticias que “es importante resaltar que sólo un pequeño número de aquellos a quien se le ordenó la expulsión (orden de deportación) le indicó al juzgado de inmigración que estaba peticionando asilo”.

Un grupo de 22 senadores demócratas también le envió una carta a Obama pidiéndole un TPS a los migrantes centroamericanos y que suavice su política de deportaciones.

Durante el año fiscal 2014 la Patrulla Fronteriza detuvo a 68,541 niños migrantes en un tramo de la frontera suroeste con México. En el 2015 la cifra bajó en un 42% pero en el primer trimestre del año fiscal 2016 (octubre, noviembre y diciembre del 2015) las autoridades federales arrestaron a 17,370 personas, cifra que puso a la Casa Blanca con los nervios de punta.

“Algunos inmigrantes que sean deportados van a ser asesinados”, dijo a Univision Noticias Elizabeth Kennedy, profesora e investigadora de la Universidad Estatal de San Diego y de la Universidad de California en Santa Bárbara, California. Agregó que funcionarios estadounidenses “entienden” el problema e insistió en que “estas personas son refugiados que necesitan nuestra protección”.