Centroamérica perderá 58% de biodiversidad en 2100 si no se reducen emisiones

Centroamérica perderá el 36% de su biodiversidad en 2050 y el 59% a final de siglo si se mantiene la tendencia de emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo en ausencia de mayores esfuerzos de reducción, concluyó la Cepal en un informe.

Titulado “La economía del cambio climático en Centroamérica” este informe fue presentado hoy en Cancún durante la Cumbre del Cambio Climático (COP16) y señala que a nivel de países la reducción de biodiversidad llegaría a ser de entre el 70 y 75% para Guatemala, Nicaragua, El Salvador y Honduras, y entre 38% y 43% para Costa Rica, Panamá y Belice.

Los países centroamericanos contienen el 7% de la biodiversidad del planeta gracias a su “gran diversidad geológica, geográfica, climática y biótica”, precisa el documento elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El organismo recuerda que, según algunos científicos, “un incremento de 1 grado centígrado en la temperatura superficial del planeta pone en riesgo de extinción al 10% de las especies” y que con un aumento de 3 grados “se verían amenazadas entre el 20% y el 50%”.

Asimismo, el documento enfatiza que “los riesgos asociados al impacto del cambio climático en los eventos extremos que sufre Centroamérica son elevados debido a su exposición geoclimática, mientras que la vulnerabilidad de los asentamientos humanos y las actividades productivas es cada vez mayor”.

En esta línea, la Cepal dice que entre 1930 y 2008 la región ha padecido 248 sucesos extremos mayores asociados a fenómenos climáticos e hidrometeorológicos.

El país que ha padecido el mayor número de estos fenómenos es Honduras (54) y el que menos Belice (18).

Los desastres más recurrentes en la región centroamericana son las inundaciones, tormentas, deslizamientos y aluviones (85%), sequías (9%), incendios forestales (4%) y temperaturas extremas (2%), sobre todo bajas.

“A partir de la década de los sesenta se observa un incremento sostenido del número de eventos (climatológicos), sobre todo inundaciones y tormentas, con una acumulación importante desde 1990 hasta el 2008”, advierte la investigación.

Además, en las últimas dos décadas la frecuencia de inundaciones “se ha duplicado respecto al periodo de 1970 a 1989 en todo el Istmo”, agrega el informe.

Los países con mayor número de inundaciones son Costa Rica, Honduras y Panamá, mientras que El Salvador, Guatemala y Nicaragua mantienen una frecuencia intermedia.

Los datos del análisis toman como base un escenario futuro en el que el mundo esté más dividido, los países operen independientemente, crezca continuamente la población, el crecimiento económico se oriente a las regiones, y en donde los avances tecnológicos sean lentos y fragmentados.