Celebración de los Oscar

La noche de los Oscar en la ciudad de Los Ángeles es un evento que nadie quiere perderse y, menos que ninguno, sus protagonistas.

De ahí que, tras la ceremonia formal en la que un puñado de afortunados consigue hacerse con las preciadas estatuillas, premiados y no premiados, cantantes, productores, fotógrafos y demás familia buscaran un plan para poner el broche de oro a la gran velada del cine por excelencia.

En esta ocasión, los actores y actrices de Hollywood parecen haberse puesto de acuerdo y, mayormente, han optado por asistir a la gran fiesta organizada por la revista Vanity Fair en el hotel Sunset Tower de Hollywood, donde comenzaron a llegar los invitados tan pronto dio fin la entrega de premios.

Pero antes de que llegaran todos los actores del Teatro Kodak, el hotel acondicionó la zona de la piscina para celebrar una cena a la que acudió un selecto grupo de celebridades. Rodeados por motivos florales y pantallas de televisión los comensales, entre los que se encontraban personajes de la talla de Steve Martin, Oliver Stone, Carolina Herrera, Mick Jagger o Sir Sidney Poitier, no perdieron detalle de lo que iba aconteciendo en la ceremonia de los Oscar.

Una vez entregados los premios, por la alfombra roja de la fiesta de Vanity Fair volvieron a desfilar Colin Firth y Natalie Portman, galardonados con la estatuilla de mejor actor y actriz, respectivamente, Melissa Leo, Tom Hooper, Aaron Sorkin, Hailee Steinfeld, Amy Adams, Mark Ruffalo, Joel Coen y la actriz Anne Hathaway quien encargada de presentar una entrega de premios que la crítica ha considerado más bien aburrida.

También estuvieron presentes Hugh Jackman y Billy Crystal, la recién divorciada Scarlett Johansson, y los actores Tom Hanks, Hilary Swank, Josh Brolin, Gwyneth Paltrow y Zoe Saldana. También Jessica Biel, a quien su novio Justin Timberlake sutituyó por su madre como acompañante durante la Gala de la Academia, se sumó a la fiesta, igual que hicieron los intérpretes norteamericanos Anthony Mackie y Andrew Garfield.

Pero no sólo estos acudieron al Sunset Tower para la celebración de los Oscar. Tampoco quisieron faltar a la cita ni la Reina del Pop ni el cantante Elton John quien, esta vez, fue acompañado de su marido y dejó a su hijo Zachary en casa, sin duda aún muy pequeño para asistir a un evento de este calibre. Del mismo modo, el director de cine Francis Ford Coppola y la veterana actriz Jane Fonda también quisieron compartir la alegría de los premiados en una noche tan especial y se dejaron caer por el hotel.

En una fiesta en la que no faltó el champán, una de las instantáneas de la noche fue la protagonizada por el veterano cantante de los Rolling Stones, Mick Jagger, toda una leyenda de la música, que se encontró durante la fiesta con el jovencísimo cantante Justin Bieber, quien algunos consideran todo un representante de la nueva generación de cantantes que nos espera, y su novia Selena Gómez que aprovecharon la fiesta para posar ante los fotógrafos por primera vez como pareja.