Carolina Bang: “No soy sumisa. Prefiero mandar… y los hombres se dejan”

Tras convertirse en la mujer del momento gracias a su papel en la nueva cinta de Álex de la Iglesia, Balada triste de trompeta, Carolina Bang se ha animado a compartir cama con una conocida revista para desvelar qué se esconde detrás de su escultural anatomía cuando sale de los estudios de grabación.

Esta exótica tinerfeña de apenas 25 años ha conseguido conquistar a todos no sólo por sus enormes ojos azules y sus exuberantes curvas, sino también por ser la nueva musa de Álex de la Iglesia. Ahora ha querido compartir con todos sus fans su trabajo con el director de cine, mostrándose de lo más sensual en una entrevista para la revista DT.

Aunque ella se muestra un tanto escéptica con este título con el que muchos ya la han bautizado, confiesa que tras trabajar mano a mano con el director de cine en Balada triste de trompeta, así como en la serie de televisión Plutón B.R.B.Nero, le encantaría ser la fuente de inspiración del presidente de la Academia del Cine Español.

“Me gustaría que fuera así”, explica la actriz. “Ojalá”.

Para su mentor -al que define como “un buen capitán”- no tiene más que palabras buenas y de agradecimiento, aunque confiesa que “es un director muy duro y muy exigente y grita mucho, pero se trabaja de maravilla con él”.

También ella admite tener su carácter, sobre todo con los hombres. “Prefiero mandar … y ellos se dejan”, comenta Bang.

A sus 25 años, la actriz ha mandado y mucho, aunque hasta el momento no se ha encontrado en la situación de que dos payasos se peleen por ella, argumento de la película que protagoniza. “Me he encontrado muchos payasos, pero ninguno se ha peleado por mí. Hay mucho payaso suelto”.

Muy explosiva, casi más que su apellido, Carolina no sólo se ha convertido en una de las nuevas grandes promesas del Cine Español, sino que además es licenciada en arquitectura técnica, habla inglés a la perfección, está aprendiendo francés y también se defiende con la danza del vientre y el flamenco.

Consciente de que gracias a su papel en ‘Balada triste de trompeta’ “todo ha ido muy rápido, de manera vertiginosa”, ahora le “toca asimilarlo”. Sin embargo, y pese a que acaba de estrenar esta película, Bang ya está metida en ‘otros circos’.

El próximo mes de febrero se estrenará La daga de Rasputín, última cinta de Jesús Bonilla, que “es muy divertida y cuenta con un montón de actorazos”. “También tengo algunos proyectos de cine, pero, de momento, no puedo decir nada más”, adelanta.