CARLOS CALLEJA: CALLEJÓN POLÍTICO SIN CLARA SALIDA (Por Max Brannon)

La desvariante marrullería política de los analistas de escenarios que jamás han sido candidatos ni militantes de ninguno de los institutos a cuyos precandidatos y candidatos desearían parasitar sin riesgo, ni menos sido combatientes militares cuando los tiros sonaban, quisiera interpretar que si mi padre fué gran alero del de Mauricio Interiano, ó que si en “Con Usted Quería Hablar” de TVM descalifiqué un tanto la posible candidatura 2019 del empresario Carlos Calleja, es que trabajo para cualquiera de sus contrincantes. Quienes así piensan (no digo que razonan, pues tanto no hacen) son los acostumbrados a ofrecer militancia por paga, opiniones por posiciones y a escurrir el bulto si la cosa se pone fea. Nada de lo cual es mi caso: Participo y opino porque puedo, porque hay tras de mí una trayectoria y porque El Salvador es mi Patria, no Cuba, ni U$A, ni $uiza ni Venezuela, como pareciera proclamar la mugrosa cachucha de algún folcórico ex-alcalde rojiverde (verde dólar, léase). O sea: Lo hago porque es mi cívico deber. Sin miedo y sin respetos humanos.

Establecido lo anterior, aclaro y abundo en por qué vertí en tan observado programa de la emisora del actual alcalde migueleño los conceptos con que le reflexioné a ARENA la grave inconveniencia de, con su habitual prepotencia heredada e infiltrada de tanques de pensamiento hijos de los Chicago Boys, dicho sea sin malacrianza, querer imponer a la casi totalidad del electorado derechista y nacionalista la figura de Carlos Calleja como nuevo “rockstar” del telón tricolor.

El padre de Calleja, empresario de trayectoria y de todos conocido, de los que les ha costado más de una generación y agresivo pero legal mercadeo el llegar a tener lo que tiene (no mediante alijos de armamento, de drogas, de indocumentados ni de fondos perdidos de la solidaridad internacional, como otros en ambos partidos extremos) es graduado de la Cía. de Jesús por sus estudios secundarios -ó sea: un EXEX- y en ARENA tal cosa no puede ser recomendación, tanto menos cuanto es bien conocida su no fanática pero sí activa devoción católico-jesuítica, en tiempos cuando cualquier combatiente anticomunista puede claramente ver el pasado, el perfil y la personalidad del actual Papa, sobre todo teniendo en cuenta la habitual dependencia sicológica que quienes pasaron por centros jesuitas de enseñanza suelen mantener con dicho semi-partido político vaticanista, responsable principal sobre el terreno del fatídico golpe anti-salvadoreño y anti-soberano del 15 de Octubre, cuyos objetivos fundamentales y primordiales de total desmilitarización, creación de un ejército proletario (que se podría actualmente a partir de las “maras” y como pretexto de dizque solución a su accionar) y montaje de nueva Constitución “popular” (vale decir, ROJA) JAMÁS HAN SIDO ABANDONADOS.

No acuso a los Calleja de ser infiltrados del FMLN, pero debo hacer ver que podrían ser instrumentalizados con facilidad para venderles un curso de apaciguamiento social con sesgo contrario a la Seguridad Nacional y favorable a la “democratización popular” (policialización auxiliar de la delincuencia organizada) de la Seguridad Pública y al ahorro a expensas de la FAES. Obsérvese que la campaña del pre-candidato Calleja, favorable al agro y a la agroindustria como lo es, rehúsa obstinadamente tocar los temas de Seguridad Nacional, Defensa, Seguridad Pública, delincuencias organizadas, y peticiones jesuíticas y en general españolas de extradición contra veteranos salvadoreños de la FAES.

¿Por qué Calleja no nos despliega igual por las redes sociales las actas de nacimiento de sus padres como hizo con la suya? LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA Y LA LEY ELECTORAL PROHIBEN FORMAL Y ESTRICTAMENTE LAS CANDIDATURAS PRESIDENCIALES DE HIJOS DE EXTRANJEROS EN PRIMERA GENERACIÓN. Por irrespetar esa norma con Morazán y Juan Lindo, entre otros, perdimos más de la mitad del territorio nacional a manos de Honduras en el pasado. Hoy podríamos perder la Fuerza Armada a manos de las veleidades de la política española. Si los padres del pre-candidato son extranjeros de nacimiento, nuestras leyes no lo habilitan a él para candidato ni aunque se hayan naturalizado desde que llegaron. Fuera de que al FMLN le fascinaría permitir e incluso impulsar una candidatura que luego pueda tranquilamente impugnar con éxito como ilegal, DEJANDO A ARENA FUERA DE CAMPAÑA.

Calleja puede disipar estos temores sobre su no idoneidad mostrando las actas de nacimiento de sus padres y pronunciándose sobre la jurisdicción exclusiva de tribunales salvadoreños para los delitos de conflictos estrictamente salvadoreños. Salvo, claro, componendas pro-jesuíticas ó pro-eurocardenales rojos bajo la mesa, para las que no debe haber puerta ni aún entreabierta en una candidatura nacionalista. El Salvador ó Roma. Yo escojo El Salvador, toda la vida. ¿Y Calleja?