Cámara condena por enriquecimiento ilícito a ex director ISSS

El ex director del seguro social Leonel Flores, es acusado del delito de enriquecimiento ilícito por un monto de $812,742 y ahora está inhabilitado por 10 años para ejercer cualquier cargo en la función pública a esta conclusión llego la Cámara Segundo de lo Civil.

En noviembre del año pasado, la Corte Pleno de la Corte Suprema de Justicia ordenó iniciar un juicio por enriquecimiento ilícito contra el ex director del ISSS quien entre 2011-2014 registró depósitos por $512,016 y retiros bancarios por $367, 182, dinero del que según la CSJ no pudo explicar su procedencia ante la Sección de Probidad.

Según la Corte, Flores recibió miles de dólares en depósitos en sus cuentas bancarias, realizó pagos a tarjetas de crédito por montos superiores a los $100,000 y compró distintos vehículos que suman más de $600,000 en su conjunto.

En 3 años y 4 meses que Flores ejerció como director del Seguro Social depositó en los bancos $512,016.13 y retiró $367,182.37. Lo devengado en este periodo fue $194,733.33 según revelan los hallazgos de la CSJ.

Flores estuvo al frente del ISSS en el primer gobierno del FMLN, durante la administración del ex presidente Mauricio Funes.
Al hacer publica dicha resolución de parte de las autoridades del sistema judicial , el ex director del ISSS Leonel Flores reacciono atravez de las redes sociales :

México D.F. Noviembre 26, 2016

Hace una año exactamente en una sentencia exprés la Corte Suprema de Justicia me envió a un proceso civil por presunto enriquecimiento ilícito tomando en cuenta solo sus apreciaciones sin permitirme – como a todos los otros casos- mi derecho de respuesta y defensa.
Ha pasado ya todo ese tiempo y en ningún momento han encontrado parte ofendida, es decir, faltante en el erario, que sería lo que debían demostrar para cerrar el caso cómo enriquecimiento ilícito.
Mucho se ha especulado en mi caso. Al no haber faltante en el ISSS – dependencia que dirigí con dignidad, eficacia y transparencia desde Enero 2011 a Mayo 2014- surgieron otras especulaciones, siendo la más importante los señalamientos que este servidor servía de testaferro al ex presidente Mauricio Funes.

Quizá esta era la sospecha irracional por la que se inició el proceso, ya que desde el inicio cuando la sección de Probidad de la CSJ interrogó a empleados del ISSS lo hizo con especulaciones, presiones y coacción.

Lo anterior, expresado por los mismos empleados que se quejaron de preguntas como: Llevaba mucho dinero en efectivo el director a su oficina? Lo visitaba frecuentemente el Presidente Funes? Le mandaba dinero el presidente Funes? Les dio dinero en efectivo a ustedes alguna vez? Tiene propiedades el director que le pertenecen al presidente Funes? Etc etc.
En cada proceso hubo señalamientos infundados, como lo mencioné en mi comunicado anterior.
Para ejemplo, con la compra de un carro a un auto lote que fue allanado y que especularon que yo estaba vinculado a compra y venta de vehículos. En mi vida me he dedicado a otra cosa que no sea relacionada con mi profesión médica y social.

Finalmente, especularon que recibía dinero de la partida secreta de casa presidencial. Ninguno de los señalamientos anteriores fueron comprobados, ya que no son ciertos.
Sin embargo, he recibido información que el día 24 de Noviembre la cámara segunda de lo civil adelantó criterio asegurando que la condena era inminente.

Siendo así, escribo este comunicado que comparto con medios de comunicación que son imparciales.
Una condena de este tipo, sin parte ofendida, sin alguna institución del Estado que me acuse o que demuestre que este servidor se aprovechó de ella, sin haberme encontrado propiedades, bienes suntuosos, cuentas millonarias en el extranjero o en paraísos fiscales y sin ninguna otra demostración de culpabilidad viene a destruir la confianza en el sistema de justicia en el país.
A quien le retribuiré cuentas por mi condena? A que institución? A la única que se supone fue Hacienda pública – En la práctica el ISSS no lo es- que me aproveché no presenta faltantes durante mi gestión y al contrario dejé la institución con finanzas limpias.
Es difícil de creer que hacer las cosas bien y dar mi aporte al país me haya costado mi reputación, mi paz y mi tranquilidad familiar.

Y en este momento, quieran despojarme de lo que no tengo pues jamás tendré el monto señalado desde un inicio por probidad y mucho menos fondos para continuar la batalla legalmente, pero seguiré en la lucha de buscar justicia y verdad en este proceso a través de los medios que sean necesarios a pesar de saber que se puede confiar en la justicia de Dios, más no en la del hombre.
Finaliza una batalla que tenía los dados cargados. No he sido vencido con una condena final y aunque en nuestro país la justicia sigue trabajando para el poder económico, seguiré exigiendo justicia esperando que en una nueva instancia me la otorgan.
Ante un proceso viciado no me queda más que pedir una apelación y esperar que no hayan fuerzas externas que persiguen réditos políticos sin razón.

No le he fallado a nadie durante mi gestión en el ISSS pero por ahora va ganando la condena mediática y política. Esperamos que la verdadera justicia llegue en mi caso.

Que quede claro, hay un fallo lleno de odio, premeditación y venganza. Un fallo en un proceso huérfano pues la pregunta más importante que no han podido contestar es: Adonde está el faltante de la hacienda pública?

Leonel Antonio Flores Sosa.