Bukele le apuesta a la transformación de la capital y generación de espacios para la juventud

En 2015, año en que Nayib Bukele asume el cargo de alcalde de San Salvador, se cometieron 6.500 asesinatos en el país, la mayoría en la capital y debido, sobre todo, a luchas entre maras. San Salvador era una de las ciudades más violentas en el mundo y El Salvador un país aquejado de fuertes desigualdades estructurales. El estancamiento económico y la decadencia urbana alimentaban un crimen endémico.

 

La tasa de homicidios del país era 17 veces mayor  a la media mundial.

 

Bukele llegaba con la experiencia de un mandato como edil de Nuevo Cuscatlán de la mano del partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y un puñado de estrategias innovadoras para encarar los problemas que aquejan a la capital salvadoreña. Con la tesis de que la represión ataca a los síntomas y no a las causas, Bukele apostó por combatir la criminalidad con creatividad.

 

Sus proyectos se han caracterizado por su énfasis en las infraestructuras y la transformación del espacio público, con la juventud en el centro del foco para tratar de evitar su migración masiva.

 

Durante su primer año de mandato, la tasa de asesinatos en la capital bajó un 16%.

 

Su estrategia de desafiar a las maras no se apoya en la represión, sino en ganarse a la juventud para evitar que engrose las filas de la delincuencia.

 

Para ello apoya actividades como el breakdance o el skate, estigmatizadas y vetadas de los espacios públicos salvadoreños.

 

Entre sus proyectos como alcalde de San Salvador, una amalgama de políticas urbanas innovadoras, destaca Una obra por día, ambicioso programa de construcción de infraestructuras.

 

San Salvador 100% iluminado pretende mejorar el alumbrado, instalando lámparas a lo largo de toda la ciudad.

 

San Salvador sin baches tiene como objetivo la mejora de las calles capitalinas. También ha procedido a la creación de la Secretaría de Cultura y la Secretaría de la Mujer.

 

Ha puesto en funcionamiento Sívar, una app para tramitar denuncias ciudadanas y Un pulmón para Sívar como proyecto de reforestación de la capital.

 

También destaca la puesta en marcha de una Casa de Valores, espacio que busca concretar programas sociales en beneficio de los capitalinos, avanzando en la reconstrucción del tejido social. Además, en colaboración con la Liga de Fútbol Profesional de España (LFP), se ha suscitado el Convenio IMDER-LaLiga, por el cual miles de niños y jóvenes se beneficiaran de 40 escuelas de fútbol gratuitas.

 

En el marco de su impulso por la revitalización del centro histórico, propone la reorganización  de los comerciantes informales que pueblan las calles del centro en el Mercado de Cuscatlán, construido bajo estándares de seguridad, limpieza y orden. Sus críticos señalan, sin embargo, que este reordenamiento de la ciudad es en beneficio de los grandes negocios.

 

De cara a las elecciones de 2019, ha declarado que no quiere descartar ninguna alianza con formaciones políticas. Las encuestas señalan a Bukele como un candidato muy presidenciable. La población salvadoreña manifiesta un cierto desencantamiento con los partidos dominantes y Bukele encarna la figura de un líder que se ha desmarcado de la política tradicional. Representa un relevo generacional que con sus políticas innovadoras está sabiéndose ganar a la fuerza productiva del país, la juventud.

 

En estas líneas  se  enfocó  el mensaje  que  el edil capitalino llevo  a los compatriotas residentes  en la unión americana  en su más reciente  gira realizada