Bruselas urge a España a realizar mayores esfuerzos de ajuste fiscal

La Comisión Europea avisó a España de que debe emprender mayores esfuerzos fiscales para cumplir la promesa de reducir su déficit público en el año 2013 (al límite autorizado del 3% del PIB), en medio de crecientes temores sobre la solvencia de sus finanzas públicas.

“Para 2011, España deberá especificar medidas concretas equivalentes al 1,75% del PIB (de ahorro) para alcanzar su objetivo (de reducir su déficit)”, declaró el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

“Sí, España necesitará tomar medidas adicionales”, confirmó a la AFP un portavoz de la Comisión Europea, que publicó su informe de evaluación sobre los planes presupuestarios de 12 países europeos con déficit excesivo.

El Gobierno español presentó en mayo un plan para reducir el gasto público en 15.000 millones de euros en 2010 y 2011, con el fin de rebajar el déficit del 11,2% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2009 a un 6% en 2011, para llegar en 2013 al 3%, el límite establecido por Bruselas.

Eso supone un recorte del gasto público en 2010 de 5.000 millones, equivalente al 0,5% del PIB, y de 10.000 millones en 2011 (el 1%). Las nuevas metas de reducción del déficit son “adecuadamente ambiciosas e implican una consolidación fiscal sustancial”, señala en su informe el Ejecutivo comunitario, guardián de la disciplina presupuestaria en la UE.

Pero, para alcanzarlas, los esfuerzos previstos son insuficientes a ojos. de la Comisión Europea, al exigir al Gobierno un recorte del gasto público del 1,75%, es decir, un 0,75% adicional al 1% prometido para 2011.

El ejercicio de disciplina presupuestaria tampoco acabará el año que viene: se requerirán “medidas suplementarias” de ajuste fiscal para 2012 y 2013 y el Gobierno español deberá, además, emprender reformas estructurales adicionales, según Bruselas.

La última reforma promovida, del mercado laboral, llevó este martes a los sindicatos a convocar una huelga general para el 29 de septiembre, la primera que afrontará el Gobierno del PSOE presidido por José Luis Rodríguez Zapatero.

El programa de austeridad del Ejecutivo tampoco ha servido por otro lado para calmar la agitación de los mercados: el precio de la deuda española se disparó el lunes hasta una diferencia superior a los 200 puntos con respecto al bono alemán, referente en la Eurozona.

En medio de un clima de creciente preocupación, la prensa alemana informó el viernes de que la Comisión preparaba un rescate de España con el multimillonario fondo aprobado para los países en riesgo de quiebra en la zona euro.

La información, negada reiteradamente por Bruselas y España, no ha frenado la proliferación de rumores en este sentido y la canciller alemana, Angela Merkel, pareció el lunes echar más leña al fuego.

“España y cualquier otro país sabe que puede utilizar el mecanismo si es necesario”, dijo en relación con el fondo de 750.000 millones de euros. La cuestión planeará sobre la cumbre que los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea (UE) mantendrán el jueves en Bruselas, centrada en la crisis presupuestaria y en las estrategias para salir de ella.

Por otro lado, la Comisión Europea lanzó también una advertencia a Portugal sobre la necesidad de aumentar el recorte del gasto público y emplazó en conjunto a los 12 países evaluados a “precisar cuanto antes” las medidas de austeridad para 2011.