BID abre su reunión anual en Cancún

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) abre este viernes su reunión anual en Cancún (México), donde espera que los 48 estados miembros den luz verde a su ansiada ampliación de capital.

“Estamos llegando antes de lo esperado a nuestra máxima capacidad crediticia y ahora enfrentamos la posibilidad de una dramática caída en nuestros préstamos a partir de 2011″, advirtió esta semana el presidente del BID, el colombiano Luis Alberto Moreno.

Moreno, que busca su reelección en julio de este año al frente del BID, maniobró con habilidad el año pasado, en plena tempestad financiera, para que los estados miembros acordaran considerar esa ampliación de capital, la novena en los 51 años de la entidad.

El BID prestó en 2009 15.500 millones de dólares a América Latina, de los cuales fueron desembolsados en firme 12.000 millones.

El Banco ha ido cerrando sucesivas etapas, pero la última reunión de los gobernadores de la entidad (ministros de Finanzas) el 2 de marzo en Washington, no arrojó ningún resultado público.

El capital ordinario del Banco es de poco más de 100.000 millones de dólares, y aunque en los debates iniciales hace un año se barajó la posibilidad de una ampliación de capital de hasta 180.000 millones de dólares, fuentes extraoficiales indican que el monto sería inferior.

Estados Unidos, el principal accionista, ha venido recordando al Banco que debe prestar más atención al sector privado, a los países más pobres de la región y que debe reformarse para ser más transparente.

El BID perdió 1.600 millones de dólares en inversiones financieras en 2008, lo que dejó a esta entidad multilateral en una inconfortable situación, junto a los innumerables bancos privados en el mundo entero que se dejaron arrastrar por el torbellino financiero.

El Banco saneó sus cuentas, cambió totalmente su equipo inversor y promulgó nuevas medidas anticorrupción en los últimos meses.

El resultado es que el BID anunció hace poco un beneficio operacional de 1.294 millones de dólares en 2009 (175 por ciento de aumento).
A pesar de ello, el Banco tuvo que recurrir a una ampliación de capital temporal de Canadá de 4.000 millones de dólares.