Berlín es la nueva Meca del cine

La industria del cine de Berlín está en auge y los mejores cineastas del mundo viajan hasta la capital alemana por sus bajos costes de producción, los generosos subsidios gubernamentales y el prestigio cultural, en mitad de la crisis económica global.

Prestigiosos directores como Quentin Tarantino y Roman Polanski están acudiendo a la capital alemana a rodar, ofreciendo éxitos como Malditos Bastardos o El Escritor, mientras talentos locales como Til Schweiger y Roland Emmerich han regresado de Hollywood para sumarse a la fiesta.

Y lo que la industria cinematográfica de Berlín pierde en tamaño -ubicada bien por detrás de Hollywood- lo suple en prestigio, tras obtener decenas de premios en los últimos años, incluyendo un puñado de Oscar.

“Berlín cuenta con algunos factores de éxito claves; uno es la ciudad misma: la gente simplemente quiere estar en Berlín”, dijo Carl Woebcken, director ejecutivo de Babelsberg, el más antiguo complejo de estudios a gran escala a un breve trayecto en tren desde el centro de la ciudad.

Desde la reunificación de Alemania hace dos décadas, Berlín ha pasado de ser una ciudad dividida y atribulada a una audaz meca cultural para personalidades creativas en busca de alquileres baratos y una vía de escape al ‘establishment’.

“Es una ciudad muy accesible, por lo tanto es relativamente barato rodar películas aquí”, explica Woebcken a Reuters en una espaciosa oficina con vistas a un estudio de 40 hectáreas. “También contamos con una muy alta variedad de localizaciones en torno a Berlín que otras ciudades no tienen: todas estas bases militares y tantos tipos tan diferentes de edificaciones de antiguas a nuevas, de alemana del este comunista a nazi”, dijo Woebcken.

La industria cinematográfica de Berlín solía competir con Hollywood, produciendo clásicos como The Blue Angel, con la participación de una joven y provocadora Marlene Dietrich y la obra maestra futurista Metropolis de Fritz Lang, antes de que los nazis tomaran el poder en 1933.

Bajo el Tercer Reich y el Gobierno comunista de Alemania Oriental, la industria perdió gran parte de su talento y reputación frente a la censura usada para producir propaganda. Pero ahora vive un auge, con el rodaje de unas 300 películas cada año, algunas abordando su turbulento pasado.

Entre las películas recientemente rodadas en Berlín y que aprovecharon las locaciones históricas están la ganadora del Oscar La vida de los otros, sobre un agente de la policía secreta de Alemania Oriental, y el drama de la Segunda Guerra Mundial Valkyria, protagonizado por Tom Cruise.