Bandas delincuenciales paralizan transporte público en El Salvador

Supuestos miembros de la Mara Salvatrucha (MS) y Mara 18 (M-18) paralizaron el sector del transporte público en El Salvador, en una jornada que concluyó con ataques a tres vehículos e igual cifra de detenidos.

En un comunicado emitido por dichas bandas delincuenciales hicieron un llamado al gobierno a que vete la ley antipandillas aprobada recientemente por el pleno legislativa con 78 votos.

“Hacemos un llamado al Gobierno para que vete la ley de proscripción de pandillas y los invitamos a iniciar un proceso transparente de diálogo con el fin de buscar solución al conflicto de la violencia”, indica el comunicado.

Las pandillas se atribuyeron una ola de amenazas que circularon en el sector del transporte, para demandar que el presidente, Mauricio Funes, no avale la ley de proscripción de maras, pandillas, agrupaciones, asociaciones y organizaciones de naturaleza criminal.

“Queremos aclarar que dicha medida fue ejecutada con el único objetivo de ser escuchados Hace un par de meses el presidente Funes llamó a una ronda de consulta de todos los sectores para tratar el tema de la violencia y no fuimos invitados”, añadió el documento.

Al tiempo de pedir al pueblo salvadoreño “sinceras disculpas por los inconvenientes causados” a raíz de la paralización del transporte que, según fuentes del sector, afectó entre un 40 y un 60 por ciento de las rutas, anticiparon que pretenden mantener la suspensión de actividades durante 72 horas.

El director de la Policía Nacional Civil (PNC), Carlos Asencio, reveló que ya se reportaron tres ataques contra unidades del transporte público y la detención de igual número de presuntos autores.

Con estas capturas, se elevan a nueve los detenidos en los últimos dos días, después de que se reportara que seis presuntos pandilleros de la M-18 fueron capturados anoche en la localidad de Ilopango.

En reacción al pedido de las pandillas, el ministro de Defensa, David Munguía Payés, dijo que el Gobierno no negociará con estos grupos, que iniciaron estas acciones cuando Funes está de visita en EE.UU.

“Un Gobierno democrático como el nuestro elegido legítimamente no puede negociar con organizaciones criminales”, declaró Munguía.

El ministro consideró que las acciones de la Mara Salvatrucha (MS) y la Mara 18 (M-18) se deben a que se está “estrechándole el cerco” y están “sintiendo la presión” de las operaciones efectuadas por la Policía y el Ejército.

Asimismo pidió a la ciudadanía que no se deje “amedrentar por las pandillas” y ratificó que acompañarán junto a la Policía a las unidades del transporte y sus usuarios.

“Nuestros efectivos militares esta noche van a pernoctar, van a dormir en las calles, vamos a amanecer en las terminales de buses y en las rutas de los mismos”, sostuvo.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Manuel Melgar, ratificó que agentes policiales y militares, algunos encubiertos, se encontrarán en las unidades de transporte público para evitar posibles ataques por parte de grupos de pandillas.