Asamblea general de la ONU debatirá cambio climático, nuclear y paz mundial

20090922-0-0-M-ONU
Más de 120 mandatarios, incluyendo el norteamericano Barack Obama, asisten esta semana a la Asamblea General de la ONU para hablar de cambio climático, proliferación nuclear y la paz mundial.

Además del debut de Obama en la cita anual de la diplomacia global, asistirán por primera vez un presidente chino, Hu Jintao y el libio Muammar Khadafi.

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, había anunciado también su presencia en la cita internacional.

Sin embargo, tras el sorpresivo regreso de Zelaya a Tegucigalpa, donde se refugió en la embajada de Brasil, su participación era una incógnita, a pesar de que oficialmente figura en la lista de oradores del miércoles.

Antes de la inauguración del debate anual el miércoles, donde los líderes del mundo hablan en la tribuna de la Asamblea General de la ONU, los mismos participarán el martes en una reunión especial dedicada al cambio climático.

Los países ricos y los emergentes intentan llegar a un acuerdo sobre el crucial asunto del financiamiento de la reducción de las emisiones de CO2 ya que los segundos estiman que sin ayuda financiera no pueden actuar.

El objetivo es lograr avances suficientes de cara a la cumbre de Copenhague (7-18 de diciembre) para alcanzar un acuerdo que debería entrar en vigor cuando expire la primera fase del Protocolo de Kyoto en enero de 2013, para detener de manera coercitiva la explosión de las emisiones de gases contaminantes.

En ese contexto, el responsable de la convención sobre clima, Yvo de Boer, dijo que Hu anunciará el martes importantes medidas decididas por su gobierno para contribuir a la reducción de emisiones contaminantes en China.

“Se trata de una serie de medidas ambiciosas y significativas que (…) harán de China el líder mundial contra el cambio climático”, aseguró De Boer el lunes a última hora.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, advirtió que las negociaciones sobre cambio climático están “peligrosamente cercanas al colapso” y lanzó un llamado a destrabarlas mediante compromisos concretos.

También el martes, Obama hará un nuevo intento para relanzar las negociaciones de paz israelo-palestinas al reunirse con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el líder palestino, Mahmud Abbas.

Como es tradicional, Brasil será el primer orador en el debate anual y a Luiz Inacio Lula da Silva sucederá Obama en la tribuna.

Inmediatamente después de Obama hablará Khadafi, seguido durante tres días por los representantes –jefes de Estado o gobierno, cancilleres o el alto funcionario que cada cual designe– del resto de los 192 países miembros.

El discurso de Obama será escuchado con especial atención porque su política exterior, más orientada hacia el multilateralismo, significa una ruptura con relación a su predecesor George W. Bush, muy impopular en la ONU.

Se anticipa que Obama reafirme su voluntad de diálogo incluso con países que son hostiles a Estados Unidos como Irán, cuyo presidente Mahmud Ahmadinejad es otra de las figuras que generan atención tras la controversia nuclear.

Precisamente, el Consejo de Seguridad de la ONU reunido a nivel de jefes de Estado y presidido por Obama abordará el tema de la proliferación nuclear en momentos en que la comunidad internacional busca soluciones negociadas a las controversias con Irán y Corea del Norte.

La presencia simultánea de los mandatarios da lugar a una gran cantidad de encuentros bilaterales realizados al margen del evento. El boliviano Evo Morales se entrevistará por ejemplo con su par chino Hu y la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton con el presidente de Costa Rica, Oscar Arias.

El jueves, los jefes de Estado de los países del G20 (industrializados y grandes economías emergentes) se trasladarán a Pittsbugh (Pensilvania, noreste) para una cumbre donde la crisis financiera y las medidas para evitar que se reproduzca serán el tema central.