as autoridades de México desconocen si Fernández de Cevallos fue liberado

Fuentes oficiales de México no han podido confirmar la liberación del ex candidato presidencial Diego Fernández de Cevallos, quien había sido secuestrado en mayo..

El diario El Universal publicó en su portada que Diego Fernández de Cevallos “está libre y sano” y dice que la información proviene de la familia, aunque no identifica a la fuente.

“Una versión que circula entre funcionarios del gabinete de seguridad señala que Diego Fernández de Cevallos (de 69 años) es buscado en entidades del centro del país, debido a que habría sido abandonado por sus captores en malas condiciones de salud”, dijo el diario La Jornada en la portada de su edición impresa de.

Sin embargo, fuentes oficiales dijeron desconocer el verdadero paradero del ex candidato. “No sabemos nada” sobre la liberación de Fernández de Cevallos, un abogado de 69 años que en 1994 fue candidato presidencial del ahora oficialista Partido de Acción Nacional (PAN, conservador), comentó a la AFP un funcionario de la fiscalía federal.

“No podemos confirmar ni desmentir” la información, dijo por su parte a la AFP un funcionario de la secretaría de Seguridad federal.

La familia tampoco ha declarado nada de manera pública y tampoco lo ha hecho la Presidencia de México.

Otros medios aseveraron haber consultado a integrantes de la familia y responsables de la negociación para la liberación, pero sin citar nombres, de Fernández de Cevallos, quienes supuestamente negaron rotundamente la liberación.

El Grupo Milenio aseguró que sus directores se comunicaron con familiares del ex candidato presidencial, quienes aseguraron que la supuesta liberación “fue sólo un falso rumor”. “Es falso”, dijo Formato 21, que aseveró haber consultado a un responsable de la negociación con los captores para la liberación de Diego Fernández de Cevallos.

En octubre, El Universal había informado de que la familia de Cevallos había pagado un rescate de 20 millones de dólares y que sus captores acordaron devolverlo a comienzos de noviembre, versión que nunca ha sido confirmada o desmentida por la familia.

El político desapareció misteriosamente el 15 de mayo, tras llegar en su automóvil a una hacienda en el estado de Querétaro (centro). La familia solicitó a las autoridades suspender las pesquisas para facilitar la negociación con los secuestradores.

En un primer momento, allegados al político y la prensa sugirieron que éste podría haber sido secuestrado por un grupo vinculado a un cartel del narcotráfico o por la guerrilla izquierdista, pero ninguna organización reivindicó el plagio. La guerrilla del Ejército Popular Revolucionario (EPR), que opera en los estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas, en el sur de México, incluso desmintió en un comunicado en junio los señalamientos de que podía tener en su poder al político.