Alonso vence en Monza y se reengancha al Mundial

El piloto asturiano Fernando Alonso (Ferrari) se ha hecho con la victoria en el Gran Premio de Italia de Fórmula 1 que se ha disputado en el circuito de Monza y se ha metido de nuevo en la lucha por el título, en una carrera en la que el líder, Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes), abandonó en la primera vuelta tras chocar con Felipe Massa.

Fernando Alonso ha dado un vuelco al mundial de Fórmula 1 tras adjudicarse el Gran Premio de Italia por delante de Button (McLaren-Mercedes) y de su compañero Felipe Massa. Además, el piloto asturiano se aprovechó del incidente del líder Lewis Hamilton, al que recortó 25 puntos para colocarse tercero en la clasificación.

La salida fue espectacular, con un Jenson Button que fue el más rápido y le ganó la posición a Alonso, más pendiente de evitar posibles colisiones que le dejaran fuera a las primeras de cambio. El que no tomó precauciones fue el hasta ahora líder del Mundial Lewis Hamilton, que se pasó de revoluciones y estrelló su rueda delantera contra la trasera del Ferrari de Massa, incidente que le obligó a abandonar.

Tras el incidente del líder, otro hecho destacable fue la mala salida de los Red Bull, que vieron como el Mercedes de Nico Rosberg le pasaba con relativa facilidad y se colocaba cuarto por detrás de los dos Ferrari y del McLaren de Button. Rosberg salió muy rápido pero en carrera su monoplaza rodaba mucho más lento que los tres de cabeza, algo de lo que se aprovecharon Button y Alonso para abrir hueco con sus perseguidores.

Por delante, Button resistía como podía los intentos de adelantamiento de Alonso, que rodaba mucho más rápido que su rival, sobre todo en el primer sector, donde colocaba su monoplaza prácticamente a rueda del inglés. Este hecho perjudicaba el motor del asturiano, por lo que acertadamente decidió dejar algo más de distancia y esperar a la parada de ‘boxes’.

Los Red Bull, muy lentos en este circuito, luchaban con Hulkenberg (Williams), que también les había pasado y entre ellos mismos, pues en la vuelta 22, el coche de Vettel pareció estancarse y fue sobrepasado por Webber, quizás una orden de equipo, ya que dos vueltas más tarde el coche del alemán recuperó misteriosamente el ritmo de carrera.

Seguía la carrera al rojo vivo en cabeza, con Alonso cada vez más cerca, y Button que no se decidía a hacer la parada, por temor a perder la posición, algo que retrasó en exceso el ‘pit stop’ que en teoría estaba previsto alrededor de la vuelta 20. Pero aguantaron ambos hasta que en la vuelta 38 fue el inglés el que entró a cambiar de neumáticos. Alonso aceleró en su vuelta y paró inmediatamente después, con muy poco margen de error.