Alberto Abad explicó los motivos de su salida y dijo que “la misión de recuperar la institucionalidad de la AFIP está cumplida”

“Espero que este Gobierno pueda terminar con el trabajo sucio que conduzca a recuperar la idea de futuro como una utopía convocante”. Poco después de que se conociera su renuncia como titular de la AFIP, Alberto Abad, explicó que tomó la decisión de dar un paso al costado porque “ya es el momento de entregar la posta, dedicarme a otras actividades que uno deja de lado con las funciones públicas y dedicarme un poco a mi familia”.

“El objetivo central era recuperar la institucionalidad de la AFIP que estaba muy dañada, volverla a poner de pie. La misión está cumplida, el equipo que está conmigo continúa y son todos capaces, honestos e inteligentes. Leandro Cuccioli, que viene, también”, sostuvo en declaraciones a radio Mitre.

El titular de la AFIP contó que cuando fue convocado por el presidente Mauricio Macri, hacía tiempo que había decidido retirarse de la actividad pública. Pero explicó que “debido al contexto institucional que había que remontar en la Argentina, me pareció que no podía dejar de acompañar esta patriada”.

Abad resaltó que este año cumplió 50 años de trabajo, de los cuales 35 los dedicó al sector público.

“Me voy a quedar hasta el 31 de marzo haciendo un traspaso ordenado de todas las tareas. No es más que hacer las cosas como se tienen que hacer en un país ordenado”, destacó.

En otro tramo de la entrevista, Abad se refirió a la situación actual que atraviesa el país. “En la Argentina, la política fue casi devastada por una suerte de temporal y, este nuevo proceso institucional, empezó a reordenarla. El presidente da su mensaje, la oposición escucha. Estamos yendo a un camino de diálogo. El peronismo tiene que hacer una larga autocrítica, y volver a ganar la credibilidad en la gente”.

Y destacó en diálogo con Alfredo Leuco: “espero que este Gobierno pueda terminar con el trabajo sucio que conduzca a recuperar la idea de futuro como una utopía convocante; y que el peronismo, de donde vengo, pueda hacer una autocrítica, porque esto es una construcción colectiva en la que cada uno de nosotros forma parte de una totalidad; aunque los argentinos tenemos eso de unirnos más para la destruccion.