Admiten que guerrillero de la FARC pudo haberse salvado en bombardeo

Otra hipótesis que maneja el Ejército colombiano es que esté sepultado en el área donde las Fuerzas Aéreas efectuaron el ataque. Encontraron el cuerpo de cuatro guerrilleros y capturarona dos mujeres heridas

El comandante del Ejército de Colombia, general Alejandro Navas, admitió que es posible que uno de los principales jefes de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), alias “Fabián Ramírez”, haya podido escapar con vida del bombardeo que destruyó su campamento el sábado pasado.

El ataque de la Fuerza Aérea se efectuó a corta distancia de la población de San Vicente del Caguán, en el selvático departamento de Caquetá, y afectó al principal campamento del Bloque Sur de la organización armada, señaló DPA.

Navas dijo que las tropas que ingresaron al lugar tras el bombardeo encontraron muertos a cuatro guerrilleros y capturaron a dos mujeres heridas, una de las cuales dijo que Ramírez se encontraba allí pero que después del ataque no lo volvió a ver.

El oficial dijo que el Ejército busca entre los escombros el cuerpo del jefe del Bloque Sur de las FARC, pero que también se inspecciona en los alrededores porque si logró escapar con vida no debe estar muy lejos.

“Estamos en la remoción de esos escombros. Una de las hipótesis es que esté ahí sepultado. Otra de las hipótesis es que haya escapado, eso no se descarta”, dijo Navas a la cadena radial Caracol.

Según el jefe militar, en el lugar se encontraron varios elementos personales de Ramírez, computadoras, memorias USB y un maletín con 1.490 dólares”.

Una de las guerrilleras capturadas, alias “Tania”, dijo que el bombardeo los sorprendió dormidos en la madrugada del sábado y que pudo ver herida a “Patricia”, compañera sentimental de “Ramírez”, pero que a su jefe no lo volvió a ver.

“Yo alcancé a ver a ‘Patricia’ herida, pero al camarada ‘Fabián’ no lo vi por ningún lado. No sé si se lo llevaron o se quedó en el escombro”, dijo “Tania”, según el diario “El Tiempo”.

De acuerdo con el testimonio de la mujer, en el campamento solamente estaban “Ramírez” y 13 miembros de su esquema de seguridad.

“Ramírez”, cuyo nombre verdadero es José Benito Cabrera, fue uno de los representantes de las FARC en el fracasado proceso de paz durante el gobierno del presidente Andrés Pastrana (1998-2002), que se cumplió en la zona donde se registró el bombardeo.

“Ramírez” integra junto con una treintena de guerrilleros el Estado Mayor de las FARC, una instancia que sigue en importancia a la cúpula de mando del grupo, llamada “secretariado” e integrada por siete comandantes que siguen las órdenes de alias “Alfonso Cano”.

Por considerarlo uno de los líderes del narcotráfico dentro de las FARC, el gobierno de Estados Unidos ofrece una recompensa de 2,5 millones de dólares (1,82 millones de euros) por informaciones que permitan la captura de “Ramírez”, según medios locales de prensa.